Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Luchar contra el cambio climático, la mejor vacuna contra la Covid19

Descubre tu etapa
Descubre tu etapa

Acércate a la Gran Senda

Con vistas al mar
Con vistas al mar

Recorre las etapas de la Senda Litoral

Un recorrido por toda la provincia
Un recorrido por toda la provincia

Una ruta pionera en Andalucía de más de 750 kms 

Pueblos blancos y montañas
Pueblos blancos y montañas

Diversidad de paisajes en todo el recorrido

Caminar y superar
Caminar y superar

Un reto personal en cada tramo

Noticias

Luchar contra el cambio climático, la mejor vacuna contra la Covid19

Frenar el cambio climático se ha reavivado con la aparición de la Covid19

Aunque encontramos opiniones diferentes en puntos concretos, hay un aspecto en el que coincide toda la comunidad científica: proteger los ecosistemas y crear conciencia sobre la importancia de la biodiversidad es una urgencia.

El estado de confinamiento de muchos países ha demostrado que la mano del ser humano es el agente modificador del clima más importante. Detener la producción de muchos sectores contaminantes nos ha dejado imágenes que esta generación no había vivido. Hemos contemplado aves marinas en los canales de Venecia, o el Himalaya visto a más de 150km de distancia. Muchos animales salvajes han podido regresar a espacios ahora y por poco tiempo sin actividad humana. El medio ambiente ha mejorado considerablemente cuando hemos dejado de producir sin control.

La Organización Mundial de la Salud aporta datos sobre el cambio climático y la salud en un intento de concienciar sobre la gravedad del problema. El coronavirus ha demostrado que necesitamos pararnos a reflexionar y buscar otras alternativas mas sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. Al destruir la biodiversidad hacemos peligrar nuestros suministros alimenticios y de agua. Esto afecta a nuestra seguridad y salud, y nos hace mas vulnerables tanto en términos sociales como económicos a futuras pandemias.

La Covid19 se ve favorecida por la aceleración del cambio climático 

Que el cambio climático favorece la aparición de enfermedades como la covid19 es un hecho indiscutible. La relación entre la destrucción de los ecosistemas y la salud de los seres humanos es advertida por la comunidad científica desde hace años. Por este motivo, se proponen diversas soluciones para la recuperación de algunos hábitat semi-destruidos.

Sin embargo, todas estas propuestas pasan por la necesidad de concienciar a la sociedad y dotarles de los conocimientos necesarios para poder participar del proceso. Acciones como el reciclaje o el respeto medioambiental son imprescindibles para que dicha recuperación pueda prosperar. Esta lucha no pertenece a los biólogos o a determinados sectores sociales. Este problema requiere la participación de todos y cada uno de nosotros.

Diferentes estudios de conocidos Biólogos como el doctor Luis Suárez ponen de manifiesto que la destrucción de la biodiversidad favorece la transmisión de patógenos de origen animal a los seres humanos. La Covid19 es lamentablemente el ejemplo más cercano que tenemos.

Sin embargo no todo son malas noticias. Estas crisis sanitaria ha puesto de manifiesto para todo el mundo la necesidad de cuidar el medio ambiente. De esta manera, se presenta la oportunidad de hacer las cosas de forma diferente. La naturaleza nos ha brindado la ocasión perfecta para mejorar la relación con nuestro entorno.

La Organización Mundial de Salud estima que cerca del 70% de las patologías que han afectado a la especie humano en el último medio siglo son de origen animal. Estos datos demuestran la importancia del tema que nos ocupa.

Parar el cambio climático es frenar la Covid19 y otras enfermedades

La relación entre el cambio climático y la covid19 es muy evidente si nos fijamos en la historia de la humanidad, y en cómo la destrucción de los ecosistemas ha derivado en la aparición de pandemias. El coronavirus se ha convertido en una pandemia para la humanidad como resultado de una zoonosis, es decir, una enfermedad que ha saltado de un animal al ser humano.

La peste bubónica, sin ir más lejos, fue una zoonosis. Esta se produjo entre otros factores como consecuencia de una expansión territorial y una sobre-explotación de recursos de la sociedad. Diversos estudios apoyan esta teoría con datos geográficos concretos.

Cuanto menor es la biodiversidad, mayor es la propagación de virus y bacterias. Cuando se destruye un ecosistema, se alteran gravemente las relaciones entre los organismos vivos, lo que hace que los seres unicelulares como los virus cambien su comportamiento y evolucionen de manera diferente para sobrevivir en el nuevo entorno.

Una ejemplo claro de esto, es que el cambio climático está obligando a aves y mosquitos y otros insectos transmisores de enfermedades a migrar. Ahora se mueven en latitudes en las que nunca han vivido porque antes eran más frías. Ahora dichas zonas han dejado de ser hostiles por lo que aparecen enfermedades que antes tenían acotación geográfica.

La aceleración del cambio climático acelera y amplifica esta situación. La Covid19 está siendo una peligrosa consecuencia. Pero no será la última.

El cambio climático no fomenta el desarrollo de la humanidad

Aunque hay una corriente de pensamiento que defiende que el cambio climático es sólo un precio que pagamos por el desarrollo de la humanidad, no pueden estar más equivocados.

En primer lugar, queda clara la necesidad de recuperación de los ecosistemas. En términos económicos es un proceso mucho más caro que la protección y la prevención.

Por otro lado, el cambio climático tiene efectos realmente negativo sobre las economías. Ya hemos visto que la destrucción del medio ambiente favorece la aparición de desastres naturales como huracanes o tornados, cuyos costes humanos y económicos son altísimos.

Las enfermedades también consiguen detener la producción y la explotación. Podemos afirmar entonces, que el cambio climático no favorece el desarrollo sino todo lo contrario. Un desarrollo sostenible es posible, y a eso, es a lo que deberíamos llamar desarrollo.

Esperemos que nos demos cuenta pronto. Porque uno de los miedo de la comunidad científica es que el llamado progreso quiera ahora aumentar el ritmo de la producción y la explotación para compensar las pérdidas acaecidas durante los confinamientos por la Covid19. Desde luego, si no detenemos esta situación por una cuestión moral y de responsabilidad con la naturaleza, deberíamos hacerlo por sobrevivir.
Si desaceleramos el cambio climático golpearemos a la Covid19 .