Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Tipos de senderos señalizados

Tipos de senderos señalizados

En los apartados que siguen encontrará información básica que debe tener en cuenta todo senderista, desde los propios orígenes del senderismo hasta el conocimiento de las señales o del Método MIDE.

Menú
El senderismo y su origen
Tipos de senderos señalizados
Señalización
Recomendaciones
Decálogo del senderista
El método "MIDE"
Accesibilidad
Vídeos de FEDME

De senderismo por la Gran Senda de Málaga 

En Andalucía, en general, y en la provincia de Málaga, en particular, el senderismo es una actividad deportiva que cada vez cuenta con un mayor número de usuarios y una red de caminos en continuo crecimiento. En nuestra Comunidad Autónoma sólo existe un tipo de Senderos Homologados, los que certifica la Federación Andaluza de Montaña. Los objetivos de este organismo y de los promotores de un sendero a la hora de abrir, adecuar, señalizar, mantener y divulgar un camino son la certificación según unos estándares de seguridad y calidad, pero también homogéneos con los del resto de Europa.

Como veremos a continuación, en la provincia existen Senderos de Gran Recorrido (GR), Senderos de Pequeño Recorrido (PR), Senderos locales (SL) y otros senderos o caminos, como ocurre con el Camino Mozárabe de Málaga (el Camino de Santiago que cruza la provincia de sur a norte) y los senderos municipales (muchos de ellos no homologados, lo cual no quiere decir que no sean perfectamente utilizables).

 

Senderos señalizados

Son itinerarios peatonales señalizados, es decir, que poseen señales (hitos, flechas, paneles, marcas de pintura, etc) que tratan de evitar, siempre que es posible, el tránsito por carreteras asfaltadas y con tráfico de vehículos.

 

Los senderos señalizados se clasifican en tres grandes grupos, a saber:

a) Senderos de Gran Recorrido (GR)

Son aquellos de más de 50 kilómetros (km. en adelante) que unen puntos distantes y recorren parajes, comarcas, regiones o países muy lejanos entre sí, y que suelen dividirse en tramos para su recorrido.

De entre los registrados y verificados de la provincia el más largo es el GR 249 Gran Senda de Málaga (más de 650 kilómetros de longitud), que además es circular. Con este sendero coinciden parcialmente o contactan en algún punto los otros 6 Senderos de Gran Recorrido (GR) malagueños.

Hay dos que son internacionales. El GR 7 E 4 Sendero Andaluz (Tarifa Atenas) cruza la provincia de este a oeste y además se desdobla en dos ramales. El otro está en construcción actualmente (GR 92 E 12 Senda del Mediterráneo).

Hay dos Senderos de Gran Recorrido más en las sierras occidentales, el recién habilitado GR 141 Gran Senda de la Serranía de Ronda, cuyo promotor es también la Diputación de Málaga, y el GR 243 Sierra de las Nieves.

El GR 242 Sierra de Tejeda-Almijara está en las montañas orientales y aparece aquí en dos propuestas.

El sexto es el GR 248 Senda del Guadalhorce, que parte hacia el sur desde el Caminito del Rey y llega a la desembocadura del gran río en la última etapa de la Gran Senda de Málaga.

Para saber que se transita por un GR basta con atender a las señales identificativas, que son dos bandas horizontales y paralelas blanca y roja, en caso de camino correcto, y pintadas o grabadas como un aspa cuando no es la opción adecuada.

Cuando algún GR transcurre por tres o más Estados de Europa se cataloga además como sendero internacional, y aparece indicado con la letra “E”.

 

b) Senderos de Pequeño Recorrido (PR)

Son los que tienen entre 10 y 50 km., muestran entornos específicos o llegan hasta una población o punto de interés, y se pueden hacer en una jornada. Un PR-A es un sendero de pequeño recorrido de Andalucía.

En Málaga hay algo más de 80 Senderos de Pequeño Recorrido (PR).  Normalmente se desarrollan entre dos pueblos vecinos o se dirigen hacia algún hito significativo, como una cumbre.

Sus distintivos son bandas de color blanco y amarillo y la matrícula identificadora tiene la nomenclatura, por ejemplo, del PR-A 266 Alfarnate-Las Pilas. Cuando están cerca de la Gran Senda, lo cual ocurre no pocas veces, entroncan, se cruzan o alargan los senderos.

 

c) Senderos Locales (SL)

Son los que alcanzan hasta 10 km. de longitud y su dificultad es mínima. Un SL-A es un sendero local recorrido de Andalucía.

En la provincia hay casi 40. Cuando coinciden dos o más de estos senderos federativos la señalética específica de cada uno se coloca sobre el mismo soporte, con prevalencia de los de Gran Recorrido (GR) sobre los demás, siendo el de menor entidad y situado más abajo el Sendero Local (SL).

                                                                                                                  

 

Los Espacios Naturales Protegidos y los Senderos de Uso Público

Los Espacios Naturales Protegidos están integrados por la Red de Parques Naturales, Monumentos Naturales, Reservas Naturales y Parajes Naturales entre otras figuras, a los que hay que sumar los Parques Nacionales, sin representación por ahora en Málaga.

La señalización en estos enclaves sigue las especificaciones internas de la Consejería de Medio Ambiente, que tiene muy bien identificados los parámetros que rigen su formato, uniforme para toda Andalucía.

Los Senderos de Uso Público se han utilizado también para completar algunos itinerarios circulares, y otras veces coinciden con senderos homologados. La señalización de estas rutas consta de paneles de inicio, señales interpretativas e hitos de madera con flechas direccionales blancas sobre el corte en bisel superior.

 

Otros Caminos

Por Málaga transita uno de los Caminos de Santiago, el Mozárabe, cruzando la provincia de sur a norte y coincidiendo a veces con otros senderos. La flecha amarilla pasa a formar parte de un tipo de itinerario con gestión y objetivos totalmente distintos de los anteriores, bien conocidos por otra parte.

Por último, muchos ayuntamientos han habilitado una red de senderos propia, sin homologación, lo cual no quiere decir que no sean perfectamente utilizables. No obstante, la simbología y la forma de señalizarlos es muy heterogénea y difícilmente extrapolable a otros lugares. A título de ejemplo, en una misma sierra tres pueblos, Mijas, Torremolinos y Benalmádena, tienen su red de senderos con un código diferente cada uno, con nomenclaturas dispares e hitos distintivos propios. Aunque haya mapas generales en los inicios, hay veces que al cambiar de término municipal finaliza un sendero rosa y empieza otro verde, por ejemplo, con lo cual el caminante que no ha sido avisado puede acabar desorientado. En algunos lugares, como la Sierra Blanca de Marbella, se superponen una red local, muy bien señalizada por otra parte, con senderos homologados. A veces se utilizan los mismos soportes para los dos tipos de caminos.

 

¿A quienes van orientados?

Los GR y PR están destinados para todo el que le guste andar, disfrutar de la naturaleza, observar el paisaje y conocer aquello que la marcha le ofrece. También se puede complementar con otras aficiones como la práctica de la fotografía, el dibujo y el interés por la flora y la fauna.

No es necesario poseer unas condiciones físicas especiales ni una edad determinada, ni estar afiliado a un club (aunque sí es recomendable). Y como el camino está indicado, es difícil extraviarse, lo que permite disfrutarlo en familia.

El recorrido de un sendero señalizado puede hacerse en uno u otro sentido y con la duración que se desee. A veces existen desviaciones que permiten acceder a monumentos o lugares de especial interés.

En los GR, cada ciertos km. se pasa por poblaciones donde el senderista puede aprovisionarse o alojarse, permitiéndole así no llevar gran peso durante el recorrido.

Los PR, a diferencia de los GR, están concebidos fundamentalmente para realizar pequeños paseos, excursiones de media jornada, una jornada o un fin de semana.