Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

GR 249. Etapa 23: El Burgo - Ronda

GR 249. Etapa 23: El Burgo - Ronda
Tipo etapa Lineal
Tipo de firme Asfalto
Longitud total en metros 24200 m.
Tiempo estimado 7:25 h.
Desnivel neto en metros 1235 m.
Desnivel acumulado de ascenso en metros 720 m.
Desnivel acumulado de descenso en metros 515 m.
Dificultad Valoración según método MIDE
3

Medio

3

Itinerario

2

Desplazamiento

4

Esfuerzo

Información general

Itinerario

Por entre un frondoso pinar, caminaremos en paralelo al cauce del río Turón, hasta comenzar una fuerte subida hacia el Valle de Lifa, con su derruida torre vigía sobre un promontorio calizo, punto en el que la vegetación cambia a encinas y cornicabras.

 

Resumen
Descripción
Cómo acceder
Lugares de paso
Accesibilidad
Características
Formas de recorrer
Cartografía
Municipios
  • Características

    Tipo de Tramo Longitud % del total
    Longitud Total 24200
    Tramos de asfalto o cemento 3700 15 %
    Tramos de pista o camino forestal 17000 70 %
    Tramos de senda 3500 14 %
  • Formas de recorrer

    En referencia a la forma de tránsito en las diferentes etapas, recordamos que éstas están dividida en tres categorías (a pie, en bicicleta todo terreno o BTT y a caballo). No obstante, cuando indicamos que se puede realizar a pie, siempre nos referimos al 100 % de la etapa; mientras que, en el caso de la BTT y a caballo, dependerá de las restricciones temporales y las normativas municipales, por lo que tendremos que elegir trazados paralelos o alternativos que nos permitan el tránsito. También recordamos que el uso de la BTT, dependiendo de la etapa o sendero, puede tener lugar por recorridos sobre pavimentos irregulares y con altos desniveles, por lo que pueden entrañar alguna o mucha dificultad técnica.
    • A pie

    Señalización

    Señalización
  • Cartografía

    Se inicia la etapa en el 1051-II (El Burgo), hasta Lifa, y luego se transita entre el 1051-I (Arriate) y el 1051-III (Ronda).

  • Municipios

    El Burgo

    Dónde comer

    Pinche aquí.

    Dónde dormir

    Pinche aquí.

    Ronda

    Dónde comer

    Pinche aquí.

    Dónde dormir

    Pinche aquí.

Imágenes
Vídeos
Documentos

Establecimientos Gran Senda

Pastelería Carmela

c/ Las Parras 23 29420 El Burgo


Bar del Albergue Los Molinos

Camino Los Molinos del Tajo S/N 29400 Ronda


Sport Mountain

c/ Deportes 3, 2ºD 29400 Ronda


Ver más

Información medioambiental

Los ríos y el agua
  • Los ríos y el agua

    El Parque Natural Sierra de las Nieves es el origen de numerosos cauces fluviales. Uno de los más importantes desde el punto de vista socioeconómico es el Turón, que aporta sus aguas al Pantano del Conde de Guadalhorce, infraestructura de primer orden para la generación de energía eléctrica y el abastecimiento de agua para la capital de la provincia.

    Los mimos que recibe el preciado líquido durante la etapa se concretan en la protección forestal de sus laderas, con pinares de pino carrasco ocupando lo que antaño fueran viñas y otros cultivos, y en la sucesión de diques que aguas arriba y abajo del pueblo regulan el caudal e intentan evitar el exceso de sedimentos y que el río coja demasiado ímpetu. A pesar de estas actuaciones que cortan el devenir del río, el paisaje que ofrecen es espectacular, con profundas y largas pozas de aguas color turquesa rodeadas de verde, dotando de un fuerte contraste a este paisaje un tanto seco.

    Si la vegetación de ribera resulta espectacular, con saos, mimbres, álamos, chopos y olmos luchando con adelfas y enredaderas, noleva a la zaga la fauna.La nutria es el principal depredador del río, merced a los abundantes barbos, bogas y bordallos. Este río, además, cobijó hasta fechas muy recientes una floreciente población del cangrejo de río autóctono, hoy en franco declive. Galápagos, culebras, martines pescadores y anfibios completan los vertebrados fáciles de observar, mientras caballitos del diablo y libélulas son muy abundantes también en verano.

    Los diques y azudes que el sendero permite conocer son, por orden, el de la Presa (utilizado por los jóvenes del pueblo para saltos espectaculares), el Azud Largo, que genera una acequia muy importante y tiene una zona de baños habilitada por los propios lugareños, el del Nacimiento, al pie del tajo del Monumento al Guarda Forestal y el de la Hierbabuena, al lado del cortijo del mismo nombre.

    Aguas arriba de estos últimos diques el río va normalmente seco en verano. La vegetación que rodea el cauce en este caso es la propia mediterránea, con encinas, lentiscos, cornicabras, zarzas y rosales entre sus principales especies. En la zona en la que se vadea el río Turón o del Burgo acaba de formarse como tal, puesto que aquí confluyen el Arroyo de la Higuera, que nace en el pinsapar de la Cañada de las Ánimas, y el Arroyo de Lifa o del Sabinal, por cuyo margen se asciende.

    El resto del sendero va por sierras calizas, con lo que la circulación del agua en superficie no es posible. Al menos, hasta que se llega a los Llanos de Aguaya. Cuando se cruza la última cancela con vado canadiense se puede escuchar abajo el Arroyo del Lancero, que nace aquí a pesar del grave daño que sufrió con un sondeo para el abastecimiento de agua.

    Ya llegando al Recinto Ferial de Ronda se cruza por encima de uno de los cursos fluviales más conocidos aquí, el Arroyo de la Toma, que nace en los Llanos de Aguaya y es tributario del Río Guadalevín antes de entrar juntos en el famoso Tajo de Ronda.

Fauna
  • Fauna

    Aves

    El inicio de etapa se hace en el núcleo urbano de El Burgo, por lo que serán las especies asociadas a este tipo de medio las primeras en hacer acto de presencia. A poco más de 300 metros de comenzar a andar nos encontramos con el río Turón, el cual seguiremos durante un tramo importante de la etapa. Cultivos a un lado y vegetación de ribera al otro resultan en una mezcla interesante de vegetación que se traduce en una elevada diversidad. Conforme ascendemos la vegetación se convierte en forestal y las verticalidades hacen acto de presencia, marcando de un modo claro las especies dominantes. El pinar nos acompañará hasta que nos adentremos en la formación de cornicabra del valle de Lifa, y una vez atrás el cortijo del mismo nombre cruzaremos una zona de monte bajo de gran interés. El ascenso culmina en una zona arbolada, con encinas, que nos permitirá la observación de especies forestales antes de entrar en los llanos cultivados que nos conducen a Ronda.

     

    Especies Singulares

    En El Burgo serán tórtola turca, avión común, estornino negro y gorriones comunes las especies que marquen la salida de esta exigente etapa, aunque dado en entorno en el que se localiza el pueblo, no es nada raro que especies propias de ambientes forestales o rupícolas nos sobrevuelen desde el primer paso. Muy al principio nos encontramos con el río y una vegetación asociada de gran porte, que facilita la presencia durante este primer tramo de especies muy diversas como, por ejemplo: ánade real, tórtola común, paloma torcaz, autillo, abubilla, pico picapinos, torcecuello, golondrina común, avión común, lavanderas blanca y cascadeña, mirlo, tarabilla, ruiseñor común, curruca capirotada, estornino negro y agateador común.

    Los cultivos de olivar propician que especies como el carbonero común, pinzón vulgar, jilguero, verderón y verdecillo también estén presentes. Ya desde los primeros compases de la etapa debemos prestar atención al cielo en busca de siluetas, entre las que podremos identificar al: gavilán, azor, ratonero común, águila calzada, águila culebrera y cernícalo vulgar.

    Una vez la senda en el pinar, y aún cerca del río, la comunidad de aves forestales se hace más evidente y aparecen especies como: el zorzal charlo, el mito formando pequeños grupos, el trepador azul y el arrendajo.

    Al mismo tiempo las paredes verticales ganan terreno y aparecen vencejos, aviones roqueros y roquero solitario. Un recorrido de esta zona en horario vespertino nos permitiría oír, al menos, a tres rapaces nocturnas (búho real, cárabo y autillo), y durante el día serán las grandes rapaces diurnas las que sobrevuelen el valle del río Turón. Especies como el águila perdicera y el halcón peregrino encuentran aquí territorios apacibles donde establecer sus territorios, y el buitre leonado es frecuente como visitante en este entorno.

    Una vez abandonemos el carril para bajar hacia el río de El Burgo, a los pies de una gran encina, el pinar comienza a enriquecerse con lentiscos, acebuches, encinas y las primeras cornicabras, en una zona donde lo destacable, además de algunas de las especies mencionadas anteriormente, es la elevada concentración de zorzales que llegan a producirse en invierno, con presencia de hasta seis especies diferentes, si incluimos en el grupo a los mirlos común y capiblanco. Aunque el zorzal común es el más abundante, también pueden verse zorzales charlos, alirrojos y hasta el más escaso zorzal real.

    En las paredes que dejamos a nuestra derecha, conforme ascendemos, suelen formarse dormideros de buitre leonado, que bien podrían formar un núcleo reproductor en el futuro cercano si la tendencia de la especie sigue al alza. Una vez culminamos la subida, con la torre y el cortijo de Lifa delante nuestra, accedemos a una nava dedicada al cultivo y al pastoreo del ganado donde en invierno predominan los bisbitas comunes y las alondras, acompañando a las especies presentes durante todo el año (cogujadas común y montesina, tarabilla común, buitrón, jilguero, pardillo y triguero). En las inmediaciones del cortijo encontramos varias cancelas, las cuales debemos dejar en las mismas condiciones que estaban antes de nuestro paso. Éstas se utilizan para gestionar el ganado y no haríamos un favor a nadie si nos olvidamos de cerrarla, o lo hacemos mal, o nos aventuramos a cerrarla si estaba abierta (recordemos que una cancela abierta también puede estar cumpliendo una función).

    A partir del cortijo entramos en una zona de matorral bajo espinoso donde podremos observar a placer, si dedicamos el tiempo que merece, a la curruca rabilarga en simpatría con la curruca cabecinegra.

    A ambas especies se le suma en primavera y verano la curruca tomillera, y en los periodos de migración las currucas carrasqueña, zarcera y mosquitera. Si a esto le añadimos que en invierno es frecuente la curruca capirotada y que en las manchas de encinar del puerto de Lifa nidifica la curruca mirlona, podríamos decir que este tramo de etapa recoge a prácticamente todas las especies de curruca que pueden observarse en la España peninsular. Algo parecido ocurre con las collalbas, ya que la negra y la rubia nidifican en este tramo de senda, a las que se suma la collalba gris durante las épocas de migración.

    A la lista cabría añadir en la zona de encinar al cuco, a quien con toda seguridad escucharemos durante la primavera pero que raramente veremos, y a la melodiosa totovía, único representante de la familia de los aláudidos que nidifica en zonas de bosque. El ambiente forestal que encontramos antes de llegar a los llanos de la Aguaya supondrá volver a observar especies que ya vimos en los inicios de la etapa, y la llegada a las zonas de cultivo se traducirá repentinamente en la aparición en números elevados de cogujadas, tarabillas, buitrones y trigueros.

    Si coincide que hacemos la ruta en primavera y llegamos a Ronda al atardecer, tendremos ocasión de observar los vuelos crepusculares del chotacabras pardo, con tendencia insistente en posarse en el carril. Como otras veces, tórtola turca, estorninos y gorriones nos indican que nos acercamos a una zona humanizada, que en esta ocasión se corresponde con Ronda.

    Si desea más información sobre esta etapa (localización, fenología o valores naturales), pinche aquí.

Desarrolla tus emociones

Descripción
Trabajo personal
  • Descripción

    RESPONSABILIDAD

    El trabajo personal que acompaña a esta etapa se corresponde con la Responsabilidad. Representa la etapa más emocional y de mayor profundidad, para la que es necesario una cuestión de honestidad y estar dispuestos a querer revisarse a sí mismos. Para un proceso personal de la forma más adecuada se invita realizar su recorrido haciendo uso del silencio y así poder atender nuestro dialogo interior, invitándonos a esa conexión, que nos permite unificar cuerpo, mente, emoción y alcanzar la tranquilidad.

    La intención que se pretende es reflexionar acerca de cuál ha sido nuestra parte de responsabilidad en las situaciones que nos rodean, cuál ha sido nuestra influencia y contribución para que haya sucedido, así como identificar los mecanismos para superarnos física, mental, emocionalmente y poder reproducirlos en otras áreas de nuestra vida. Lo que realmente se pretende es acallar la mente pensante para ver en lo que aparentemente se presenta como obstáculos y piedras que dificultan el camino, oportunidades para aprender y avanzar mejorando nuestras vidas, tomando decisiones que marquen un antes y un después, aparcando las quejas y el papel de víctimas para responsabilizarnos de aquello que nos corresponde, creando una diferencia, con la intención de adquirir la habilidad para decidir respuestas ante cualquier situación, implantar el éxito, la tranquilidad y la realización personal como estilo de vida.

  • Trabajo personal

    Esta etapa de la Gran Senda da comienzo, enviando la propuesta, de hacer uso del silencio en la mayor parte de su recorrido, excepto en el tramo más urbano. Con la intención de atender al diálogo interior y fomentar el bienestar emocional a través de esta mágica andadura.

    Partimos de El Burgo dirección a Ronda hasta llegar a un puente que cruza el río. Una vez cruzado se invita a comenzar el recorriendo en un silencio interior.

    Caminamos junto al río que nos acompaña donde encontramos la posibilidad de acceder a un sendero para llegar al Puerto de la Mujer, lugar por donde anduvo el último bandolero andaluz, Pasos Largos.

    Pasillos de olivos continúan acompañándonos en nuestro itinerario hasta llegar a la cuenca del río Turón, nace en la orilla de la Sierra de las Nieves en el paraje conocido como la Fuensanta. Alberga un importante ecosistema natural, viven carpas, barbos... se pueden divisar garzas, patos y la posibilidad de encontrarnos algunas nutrias.

    En este punto se propone realizar una parada de 15 minutos para preguntarle a nuestro cuerpo:

    ¿Qué mensaje nos daría si pudiera hablar?

    Se invita a descalzarnos y poder sentir directamente las aguas vivas de su cauce con la intención de conectar con el agua en movimiento y estado natural.

    Continuamos avanzando hacia el encuentro de una encina centenaria que se muestra como la antesala de un profundo bosque.

    Una vez aquí se propone la siguiente reflexión para meditarla durante su recorrido:

    ¿Qué podrás corregir dentro de ti para que no suceda más?

    Seguimos nuestra emocionante etapa subiendo en altura, hasta llegar al Valle de Lifa, desde donde se divisan coronando la cima, los restos de su torre árabe.

    En sus inmediaciones podemos encontrar algunas cornicabras, arbusto o árbol pequeño con una flor en tonos cálidos.
    Avanzamos ascendiendo en altura hasta el Puerto de Lifa a 1170 metros de altitud. En este lugar se propone realizar una parada para descansar nuestro cuerpo y sentados, adoptando una postura cómoda, realizar 40 respiraciones profundas.

    Desde este punto comenzamos a bajar donde es posible encontrarnos algún ciervo y la espectacular estampa panorámica de la ciudad de Ronda. Llegamos al Cordel de los Pescadores que representa una de las vías pecuarias más importantes de la Serranía de Ronda.

    Atravesamos el Puerto de Bilbao, cruzamos el Arroyo de la Toma hasta finalizar la etapa y llegar a la romántica y mágica  Ronda.

     

Oportunidades de negocio

Turismo
Deportes
Medioambiente