Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

GR 249. Etapa 25: Estación de Benaoján - Jimera de Líbar

GR 249. Etapa 25: Estación de Benaoján - Jimera de Líbar
Tipo etapa Lineal
Tipo de firme Pista de tierra, veredas consolidadas y principalmente acerados
Longitud total en metros 9300 m.
Tiempo estimado 3:00 h.
Desnivel neto en metros 613 m.
Desnivel acumulado de ascenso en metros 355 m.
Desnivel acumulado de descenso en metros 258 m.
Dificultad Valoración según método MIDE
1

Medio

1

Itinerario

1

Desplazamiento

2

Esfuerzo

Información general

Itinerario

Una ruta de gran belleza que discurre entre encinas, quejigos, chopos y fresnos por un sendero paralelo a la línea férrea de Bobadilla a Algeciras y al río Guadiaro, en el que es habitual poder contemplar el descenso en kayak sobre sus cristalinas aguas.

 

Resumen
Descripción
Cómo acceder
Lugares de paso
Accesibilidad
Características
Formas de recorrer
Cartografía
Municipios
  • Características

    Tipo de Tramo Longitud % del total
    Longitud Total 9300
    Tramos de asfalto o cemento 1800
    Tramos de pista o camino forestal 2000
    Tramos de senda 5500
  • Formas de recorrer

    En referencia a la forma de tránsito en las diferentes etapas, recordamos que éstas están dividida en tres categorías (a pie, en bicicleta todo terreno o BTT y a caballo). No obstante, cuando indicamos que se puede realizar a pie, siempre nos referimos al 100 % de la etapa; mientras que, en el caso de la BTT y a caballo, dependerá de las restricciones temporales y las normativas municipales, por lo que tendremos que elegir trazados paralelos o alternativos que nos permitan el tránsito. También recordamos que el uso de la BTT, dependiendo de la etapa o sendero, puede tener lugar por recorridos sobre pavimentos irregulares y con altos desniveles, por lo que pueden entrañar alguna o mucha dificultad técnica.
    • A pie

    Señalización

    Señalización
  • Cartografía

    Prácticamente los primeros 7 kilómetros se localizan en el 1050-IV (Benaoján). Para el resto, la hoja cartográfica es la 1064-II (Cortes de la Frontera).

  • Municipios

    Benaoján

    Dónde comer

    Pinche aquí.

    Dónde dormir

    Pinche aqui

    Jimera de Líbar

    Dónde comer

    Pinche aquí.

    Dónde dormir

    Pinche aquí.

Información medioambiental

Los ríos y el agua
  • Los ríos y el agua

    Es en Las Angosturas donde el Río Guadiaro, que la Gran Senda ha visto nacer, adquiere su verdadera dimensión de río importante. Ello es debido a que al entrar en el término municipal de Benaoján recibe por su margen derecha los importantes aportes de la Cueva del Gato, el Nacimiento de los Cascajales y las surgencias de La Fresnedilla (lugar visible desde el sendero) en poco más de dos kilómetros y medio. Además, y ya por la margen izquierda, llegan las aguas permanentes del Arroyo del Agua.

    Este importante arroyo nace a escasos metros de la venta en ruinas y fue de los últimos cauces que albergó cangrejo autóctono. Las negras gomas que se ven antes de cruzarlo denotan su antigua utilización como manantial de aguas de consumo para los pueblos de Benaoján y Montejaque, que se bombeaban desde La Fresnedilla.

    No aporta tanta agua al río principal el Arroyo Seco o del Águila, pero en época de lluvias puede venir muy crecido merced a una surgencia no muy distante del camino.

    El que sí es importante es el Nacimiento de las Artezuelas. En verano es poco apreciable, pero si ha llovido lo suficiente se pueden ver sus blancas cascadas al otro lado del río, ya casi llegando a Jimera. Este pueblo y Cortes de la Frontera se aprovisionan de agua potable aquí y la sobrante se encauza para los riegos de las huertas jimeranas.

    Lo más señalado del Guadiaro es su buen estado de conservación sobre todo desde que la población de Ronda completó el ciclo de depuración de sus aguas residuales, si bien todavía recibe algunos vertidos urbanos pero también industriales. La población de peces es muy notable, siendo los más conspicuos los barbosgitanos, pero también hay bogas, bordallos y anguilas. Esto atrae a las garzas en verano y a los cormoranes en invierno, bastante fáciles de ver. También se pueden localizar galápagos leprosos, pero no es tan fácil ver al depredador mamífero por excelencia del río, la nutria. Los sotos del Guadiaro se caracterizan por la heterogeneidad de especies dependiendo de su anchura, del régimen de corriente y de la apertura del valle. Hay bosquetes de saos en todos los tramos, entre los que se intercalan mimbres, olmos, tarajes, chopos y álamos. Las aneas y zarzas también son frecuentes en las playas de los charcos más remansados y abiertos.

    El recorrido del Río Guadiaro en el tramo que nos ocupa es perfectamente rectilíneo (40 grados dirección nordeste) y muy encajado, con 8 kilómetros de longitud y un desnivel que salva la corriente de forma continua de 100 metros justos (desde los 415 m a los 315 m), es decir, con una pendiente media del 1.25%. Esta circunstancia, el magnífico paisaje compuesto por bosques de ribera, la ausencia de presas o resaltes importantes y el buen caudal de agua que lleva el Guadiaro hacen que este tramo sea ideal para el descenso de aguas bravas en piragua. A tal efecto se ha habilitado cerca de las dependencias ferroviarias de Jimera el Centro de Piragüismo Vagones de Jimera, merced al Plan de Dinamización del Producto Turístico Serranía de Ronda.

Fauna
  • Fauna

    Aves

    El río marca de un modo claro las especies a observar en el inicio de la etapa, que dan paso a una comunidad de especies forestales en los tramos en los que se asciende a través de encinas.

     

    Especies Singulares

    En el punto de salida podremos ver al mismo tiempo especies urbanas como la tórtola turca, vencejos pálido y común, golondrina común, avión común, colirrojo tizón, estorninos y gorrión común, junto a especies propias de bosques de ribera, como el gavilán, andarríos chico, tórtola común, autillo, martín pescador, abubilla, torcecuello, pico picapinos, lavanderas blanca y cascadeña, ruiseñores común y bastardo, curruca capirotada, chochín y oropéndola. Además, las zonas de huerta y vegetación de matorral de los primeros compases de la etapa acogen petirrojo, mirlo común, zorzal común, zarcero común, papamoscas gris, alcaudón común, carbonero común, jilguero, verdecillo, verderón común y escribano soteño, que junto a aquellas propias de ambientes rupícolas como el vencejo real, avión roquero y roquero solitario componen uno de los inicios con mayor diversidad de aves de toda la Gran Senda de Málaga.

    En la zona de encinar podremos ver paloma torcaz, tórtola común, cuco, pito real, zorzales charlo y común, curruca capirotada, reyezuelo listado, herrerillo común, agateador común, trepador azul, arrendajo, jilguero y escribano soteño, mientras que en las zonas de mayor umbría, con quejigos, aparecerá el mosquitero papialbo y también podremos ver grupos de mitos.

    El río, muy presente en prácticamente toda la etapa, permite la observación de especies de gran tamaño como la garza real e incluso el cormorán grande en invierno, además de las especies ya mencionadas y típicas de ambientes riparios.

    Es esta una etapa muy adecuada para la observación de rapaces, entre las que cabría mencionar al buitre leonado, azor, las águilas culebrera, calzada, real y perdicera, ratonero común, cernícalo vulgar y halcón peregrino. Además, durante los periodos de migración es frecuente observar milano negro, halcón abejero y alcotán. Con respecto a las rapaces nocturnas, están presentes el búho real, el cárabo y el autillo. Además, tendremos ocasión de ver pardillo y escribano montesino, que junto al buitrón y la cogujada común que aparecen en las zonas del cultivo del final de la etapa, componen un conjunto de especies bastante destacable para una ruta de reducida longitud.

    Si desea más información sobre esta etapa (localización, fenología o valores naturales), pinche aquí.

Desarrolla tus emociones

Descripción
Trabajo personal
  • Descripción

    RESPONSABILIDAD

    El trabajo personal que acompaña a esta etapa se corresponde con la Responsabilidad. Representa la etapa más emocional y de mayor profundidad, para la que es necesario una cuestión de honestidad y estar dispuestos a querer revisarse a sí mismos. Para un proceso personal de la forma más adecuada se invita realizar su recorrido haciendo uso del silencio y así poder atender nuestro dialogo interior, invitándonos a esa conexión, que nos permite unificar cuerpo, mente, emoción y alcanzar la tranquilidad.

    La intención que se pretende es reflexionar acerca de cuál ha sido nuestra parte de responsabilidad en las situaciones que nos rodean, cuál ha sido nuestra influencia y contribución para que haya sucedido, así como identificar los mecanismos para superarnos física, mental, emocionalmente y poder reproducirlos en otras áreas de nuestra vida. Lo que realmente se pretende es acallar la mente pensante para ver en lo que aparentemente se presenta como obstáculos y piedras que dificultan el camino, oportunidades para aprender y avanzar mejorando nuestras vidas, tomando decisiones que marquen un antes y un después, aparcando las quejas y el papel de víctimas para responsabilizarnos de aquello que nos corresponde, creando una diferencia, con la intención de adquirir la habilidad para decidir respuestas ante cualquier situación, implantar el éxito, la tranquilidad y la realización personal como estilo de vida.

  • Trabajo personal

    Comenzamos esta etapa de la Gran Senda haciendo uso del silencio para atender al diálogo interior y fomentar el bienestar emocional.

    Partimos dejando atrás Benaoján, municipio de la provincia de Málaga, regado por las culturas celta, romana, visigoda y judía.

    Su nombre proviene del árabe que significa “Hijos de Oján” (tribu Bereber), también llamado casa de panadero.

    Atravesamos el río Guadiaro, del árabe, wad auro, "río de oro”, nace en la Serranía de Ronda y desemboca en Soto grande después de recorrer 183 km. Nos acompaña durante nuestro recorrido, siendo un protagonista muy especial donde poder reflejarnos, ya que es quien marca las sendas, cañadas, vía del tren y veredas que imitaron trayectos similares. Es una oportunidad y se invita a tomar como ejemplo su fluidez para proponer la siguiente reflexión:

    El sendero natural funciona y hemos de aprender sus formas para encontrar nuestro propio camino.

    Avanzamos nuestra Senda interior hasta llegar a la barriada de la Estación (Jimera de Líbar). Recibe su nombre del árabe Inz-Almaraz, significa fortaleza o castillo de la mujer, cuyo nombre fue sustituido por Ximera de Líbar después de la conquista cristiana.

    Al llegar aquí se propone un nuevo trabajo relacionado con los saqueos por bandoleros, constantes conflictos por la dominación territorial, etc... se invita a trabajar el desapego planteándonos la siguiente reflexión:

    Nuestra vida es una senda que va desde la dependencia hasta la libertad personal, pero durante el camino hemos aprendido a necesitar. Se propone desprenderte de algo que creas que necesitas, desapegándote ofreciéndolo como un regalo a quien DECIDAS.

    Esta tranquila senda marcada por caminos de agua, tierra e hierro acaba su recorrido en Jimera de Líbar donde existen lugares importantes desde la perspectiva del desarrollo personal como la Fuente y el Lavadero público, Molino la Flor apoyado sobre los restos de un puente romano, lugar que merece ser contemplado.

     

Oportunidades de negocio

Turismo
Deportes
Medioambiente