Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

GR 249. Etapa 26: Jimera de Líbar - Benalauría

GR 249. Etapa 26: Jimera de Líbar - Benalauría
Tipo etapa Lineal
Tipo de firme Pista de tierra, senderos, asfalto y acerados.
Longitud total en metros 14530 m.
Tiempo estimado 4:30 h.
Desnivel neto en metros 1275 m.
Desnivel acumulado de ascenso en metros 538 m.
Desnivel acumulado de descenso en metros 837 m.
Dificultad Valoración según método MIDE
2

Medio

2

Itinerario

2

Desplazamiento

3

Esfuerzo

Información general

Itinerario

La senda discurre por un extraordinario bosque mediterráneo, que tras pasar el abrevadero-descansadero
de Siete Pilas nos permitirá enlazar el Valle del Guadiaro con el Valle del Genal a través del Peñón de Benalauría, imponente macizo de roca caliza donde practicar la escalada.

 

Resumen
Descripción
Cómo acceder
Lugares de paso
Accesibilidad
Características
Formas de recorrer
Cartografía
Municipios
  • Características

    Tipo de Tramo Longitud % del total
    Longitud Total 14530
    Tramos de asfalto o cemento 610 4 %
    Tramos de pista o camino forestal 10634 72 %
    Tramos de senda 1586 10 %
    Tramos de vía pecuaria 1700 14 %
  • Formas de recorrer

    En referencia a la forma de tránsito en las diferentes etapas, recordamos que éstas están dividida en tres categorías (a pie, en bicicleta todo terreno o BTT y a caballo). No obstante, cuando indicamos que se puede realizar a pie, siempre nos referimos al 100 % de la etapa; mientras que, en el caso de la BTT y a caballo, dependerá de las restricciones temporales y las normativas municipales, por lo que tendremos que elegir trazados paralelos o alternativos que nos permitan el tránsito. También recordamos que el uso de la BTT, dependiendo de la etapa o sendero, puede tener lugar por recorridos sobre pavimentos irregulares y con altos desniveles, por lo que pueden entrañar alguna o mucha dificultad técnica.
    • A pie

    Señalización

    Señalización
  • Cartografía

    Cartografía Vectorial: 1:10.000 Mapa Topográfico de Andalucía elaborado por el Instituto de Estadística y
    Cartografía de Andalucía.

    Cartografía Raster: 1:25.000 elaborado por el Instituto Geográfico Nacional

    Cartografía de elaboración propia: Medición directa en campo a través de GPS submétrico y digitalización
    en pantalla. UTM 30, ETRS 89

  • Municipios

    Jimera de Líbar

    Dónde comer

    Pinche aquí.

    Dónde dormir

    Pinche aquí.

    Benalauría

    Dónde comer

    Pinche aquí.

    Dónde dormir

    Pinche aquí.

Información medioambiental

Los ríos y el agua
  • Los ríos y el agua

    La Fuente de Jimera de Líbar, el lugar de inicio de la etapa, se conoce también como la del Lavadero. Tras la conquista cristiana de la Serranía, la población cambió su nombre árabe original de InzAlmaraz o Castillo de la mujer por el de Ximera de Libar, y fue precisamente en esta fuente donde se encontró grabado en una piedra uno de los primeros testimonios escritos del origen del actual nombre del pueblo. La Fuente, que podemos datar en el año 1789 según la inscripción que se conserva, ha sido hasta fechas recientes una de las infraestructuras clave de Jimera de Libar para el aprovisionamiento de agua o para la socialización de los jimeranos.

    Comparando esta ladera del valle con la de enfrente, el número de arroyos es mucho mayor y su aporte de agua más constante y significativo. Primero se vadean el de Atajate y el de los Judíos, los más largos y con mayor caudal, que vienen del término municipal de Atajate. Después vienen la Alfacara y su tributario de la Fuensanta, en término de Benadalid. Antes de Siete Pilas y en el cambio de términos están el del Paliche o la Vega y el de la Bovedilla o Peñoncillo, de menor entidad.

    En la Dehesa de Jimera, enfrente del Cortijo, hay una zona encharcable que debería ser una laguna parecida a la que luego se visita. No obstante, la colmatación y el paso del ganado la han degradado mucho. La fauna anfibia sigue estando presente pero la exigua lámina de agua no da para mucho en los años secos. El caso contrario es la Laguna Honda, del Quemado o Florida, que son los nombres locales que tiene. Todos los años se llena y se cubre con ranúnculos, destacando entre la fauna los tritones y la ranita meridional.

    La Fuente de Siete Pilas está situada en el Camino de Benalauría. De su origen no se tiene noticia pero sí del nombre antiguo, Pilas de Calabrina o Calabrinca, un descansadero de ganado existente alrededor del aguadero. La GR-249 Gran Senda de Málaga fuente tuvo originariamente siete abrevaderos (o pilas) lo que acabó por dar nombre no solo al nacimiento sino a todo este diseminado del término municipal de Benalauría. La abundancia de agua en esta zona de contacto entre los escarpes calizos de la divisoria entre los valles del Genal y Guadiaro y el terreno arcilloso ha hecho de estos parajes una zona muy codiciada desde antiguo.

    Prueba del valor de esta importante zona agrícola y ganadera ha sido la existencia de un alcalde de aguas hasta fechas recientes así como la curiosa forma de los términos municipales de municipios como Benadalid, Algatocín o Benalauría que, partiendo del valle del Genal, extienden sus dominios hasta esta vertiente del Guadiaro buscando los nacimientos de la Fuensanta, Salitre, Almargen o Siete Pilas, entre otros. Una moderna remodelación dotó a la fuente de seis pilas más dándole la forma actual. En la subida desde la alquería se acompaña durante cierto tiempo a una de las acequias que bajan el agua desde los nacimientos más altos hacia las parcelas de regadío.

    Todavía existen un par de fuentecitas en el camino que hay que citar, la Fuente de los Garbanzos (famosa por sus propiedades para guisar) antes de Siete Pilas y la Fuentezuela en la subida hacia el Puerto de Benalauría, casi arriba del todo.

Fauna
  • Fauna

    Aves

    Es una etapa en la que se cruzan formaciones forestales de encina y pino, y también zonas de matorral y cultivos de cereal, por lo que la composición de especies es muy variada. Aunque durante todo el recorrido se pueden ver los cantiles rocosos que marcan el valle del río Guadiaro, es cuando subimos al puerto de Benalauría cuando nos acercamos a este ambiente y cuando podremos disfrutar de especies propias de montaña. Ya en los compases finales de la etapa se pasa por cultivos de castaño, que serán muy patentes en las dos próximas etapas.

     

    Especies Singulares

    En Jimera de Líbar comenzamos con aves de ambientes urbanos, aunque la privilegiada localización del pueblo permite disfrutar de un gran número de especies propias de montaña desde el primer momento. Gavilán, cernícalo vulgar, palomas torcaces, tórtola común, cuco, vencejos comunes, pálidos y reales, abejaruco, abubilla, cogujada común, golondrina común, aviones común y roquero, bisbita común, lavandera blanca, petirrojo, tarabilla común, mirlo común, zorzales charlo y común, currucas capirotada y cabecinegra, mosquitero común, papamoscas gris, carbonero común, arrendajo, estorninos pinto y negro, pinzón vulgar, jilguero, verdecillo y verderón común, son especies presentes en las zonas adehesadas que encontramos en la primera parte de la etapa.

    Una vez se asciende se cruzan cortijadas en cuyo entorno aparecerá, además, gorrión común. En las zonas con alcornoques podremos ver también reyezuelo listado, agateador común, trepador azul y también picogordo. Otras especies forestales presentes son las águilas culebrera y calzada, ratonero común, pico picapinos y la oropéndola en zonas con vegetación ribereña de gran porte, junto a los ruiseñores común y bastardo.

    Se entra a continuación en una zona abierta desde donde las vistas al pueblo de Cortes de la Frontera son de gran belleza, en la falda de sierra Blanquilla. Se cruzan zonas de olivar con espacios dedicados al cereal y con matorral donde podremos ver, además, abejaruco, collalba rubia, buitrón, zarcero común, alcaudón común y triguero. Comienza el ascenso y tras cruzar un encinar maduro con orla de espinos se llega a la pedanía de Siete Pilas, ya con el puerto de Benalauría fijando el destino de nuestros pasos. Antes de entrar en la zona con mayor pendiente, y donde afloran las calizas que componen las sierras, pasamos por tierras abiertas de labor en las que merece echar la vista atrás para disfrutar del paisaje. Son principalmente cogujadas común y montesina, curruca cabecinegra y buitrón las aves que nos acompañan en este tramo, junto a alcaudones comunes y zarceros comunes durante los meses estivales.

    Las primeras paredes rocosas en la subida al puerto, entre pinos, vienen acompañadas de especies de montaña, entre las que se destaca el águila perdicera, halcón peregrino, roquero solitario, colirrojo tizón como reproductor e invernante, collalba negra, alcaudón meridional, cuervo, grajilla, chova piquirroja y pardillo, además de buitre leonado, águila real y cernícalo vulgar. Es además este ambiente el propicio para el búho real. La bajada a Benalauría se hace entre encinas, donde además de una gran parte de las especies ya citadas podemos ver totovía.

    Queda estar atento al cielo, para detectar rapaces, y al canto de las aves forestales que tomarán protagonismo en las próximas etapas, para disfrutar de la observación de aves hasta la llegada al pueblo, donde golondrinas, estorninos y gorriones nos darán la bienvenida.

    Si desea más información sobre esta etapa (localización, fenología o valores naturales), pinche aquí.

Desarrolla tu mente

Descripción
Trabajo personal
  • Descripción

    DECISIÓN

    El trabajo personal que corresponde con la etapa de la mente, es la decisión y constituye una fase de especial importancia. Durante su recorrido se invita a la persona a abrigar un espacio donde se ofrezca la oportunidad de tomar partida y decidir lo adecuado en su vida.

    El trabajo personal que aquí se propone consiste en ser conscientes del gran potencial y talento que albergamos, así como la cantidad de opciones que residen en cada uno de nosotros, pudiendo compatibilizar varios caminos, cuestionándonos acerca de qué decisiones hemos tomado, cuáles aún no, qué consecuencias hemos vivido cuando decidimos optar por el silencio, así como cuando decidimos no decidir, permitir, hacer o no hacer…

    Esta etapa brinda la oportunidad de acompañarte a través de La Gran Senda con las reglas de la propia naturaleza, despertando un despliegue de todo lo mejor que ya hay en ti y la infinidad de opciones que aún no has ofrecido a tu vida, para que seas tú quien decida, sumado a un aprendizaje continuo en un ambiente cambiante.

    Es un recorrido donde la toma de decisiones al cien por cien de compromiso te va a acompañar. Un sendero donde es necesario crear una diferencia, para decidir activamente hacia donde quiero caminar, con la intención firme de la finalidad que se pretende, siendo conscientes de las consecuencias. Para cambiar aquellos pensamientos que nos limitan, potenciar los que nos impulsan y encontrar la salida de aquella situación que aparentemente vemos como imposible.

  • Trabajo personal

    Esta etapa de la Gran Senda comienza su andadura partiendo del Lavadero público de Jimera de Líbar, recibe su nombre del árabe Inz-Almaraz, significa fortaleza o castillo de la mujer, cuyo nombre fue sustituido por Ximera de Líbar después de la conquista cristiana.

    Avanzamos hasta un majestuoso bosque Mediterráneo, donde se propone atravesarlo íntegramente haciendo uso del silencio para alimentar el bienestar emocional y fomentar el pensamiento elevado. La intención persigue dejar de pensar y permitir que afloren emociones secuestradas.

    Llegamos al Arroyo de los Judíos, para después bordear fincas repletas de nogales.

    La Senda nos lleva a atravesar puentes de madera y diferentes arroyos hasta llegar a la Laguna Honda, lugar donde se propone realizar una parada de 30 m para descansar nuestro cuerpo y organizar nuestras DECISIONES. El trabajo consiste en plantearnos nuestras prioridades:

    ¿Cuáles son importantes y cuáles son urgentes?

    Es de especial importancia que cada paso que des te conduzca hacia lo importante.

    Continuamos nuestro viaje hasta llegar a Siete Pilas, situado entre los ríos Guadiaro y Genal, donde encontramos su famosa Fuente a la que debe su nombre. Se invita realizar una parada para refrescarnos con sus aguas.

    Caminamos hacia el encuentro con la Puentezuela, manantial cuyas aguas nacen de la  Sierra de Benadalid, ocupa un lugar de gran belleza.

    Llegamos al Puerto de Benalauría con una altura de 1137 metros, significa un balcón natural para contemplar el valle del Guadiaro, el valle del Genal y el Parque Natural de los Alcornocales.

    Finaliza nuestra etapa de la Gran Senda llegando al municipio de Benalauría, de origen árabe que recibe su nombre, Ben Al Auría, que significa hijos de Auria.

     

Oportunidades de negocio

Turismo
Deportes
Medioambiente