Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

GR 249. Etapa 27: Benalauría - Genalguacil

GR 249. Etapa 27: Benalauría - Genalguacil
Tipo etapa Lineal
Tipo de firme Asfalto, pista de tierra y veredas terrosas
Longitud total en metros 11600 m.
Tiempo estimado 3:50 h.
Desnivel neto en metros 910 m.
Desnivel acumulado de ascenso en metros 370 m.
Desnivel acumulado de descenso en metros 540 m.
Dificultad Valoración según método MIDE
1

Medio

2

Itinerario

2

Desplazamiento

3

Esfuerzo

Información general

Itinerario

Desde la salida de Benalauría, con sus tonos verdes en primavera y verano, y con toda la gama de ocres y rojos en el otoño, los castaños nos acompañarán en casi todo el recorrido hasta alcanzar Genalguacil, que recostado en una pendiente destaca con su blancura en medio del bosque.

 

Resumen
Descripción
Cómo acceder
Lugares de paso
Accesibilidad
Características
Formas de recorrer
Cartografía
Municipios
  • Características

    Tipo de Tramo Longitud % del total
    Longitud Total 11600
    Tramos de asfalto o cemento 300 3 %
    Tramos de pista o camino forestal 3900 34 %
    Tramos de senda 7400 64 %
  • Formas de recorrer

    En referencia a la forma de tránsito en las diferentes etapas, recordamos que éstas están dividida en tres categorías (a pie, en bicicleta todo terreno o BTT y a caballo). No obstante, cuando indicamos que se puede realizar a pie, siempre nos referimos al 100 % de la etapa; mientras que, en el caso de la BTT y a caballo, dependerá de las restricciones temporales y las normativas municipales, por lo que tendremos que elegir trazados paralelos o alternativos que nos permitan el tránsito. También recordamos que el uso de la BTT, dependiendo de la etapa o sendero, puede tener lugar por recorridos sobre pavimentos irregulares y con altos desniveles, por lo que pueden entrañar alguna o mucha dificultad técnica.
    • A pie

    Señalización

    Señalización
  • Cartografía

    El principio del sendero está en el mapa 1064-II (Cortes de la Frontera), hasta un poco más adelante del Bailadero. El resto, la mayor parte, está en el 1064-IV (Gaucín).

  • Municipios

    Benalauría

    Dónde comer

    Pinche aquí.

    Dónde dormir

    Pinche aquí.

    Genalguacil

    Dónde comer

    Pinche aquí.

    Dónde dormir

    Pinche aquí.

Información medioambiental

Los ríos y el agua
  • Los ríos y el agua

    La tónica común de los cursos fluviales que afluyen al Genal desde las lomas de la margen derecha es su corto recorrido y que todos comiencen en las inmediaciones de los pueblos. Ocurre así con el de Benajamuz al principio, el de Algatocín en medio y el de los Infiernillos al final, todos ellos valles muy hondos separando un pueblo de su vecino en la ladera.

    Aunque hay un curso fluvial por la parte izquierda que repite esta regla, Arroyo Hondo, la presencia de Sierra Bermeja con sus elevadas cotas cambia este panorama completamente. Así, tanto el Monardilla como el Almárchal comienzan mucho más arriba de los núcleos urbanos, son por tanto más largos, y tienen caudales de mayor importancia. De hecho ambos tienen poblaciones de peces estables y son llamados ríos por los lugareños. En el caso del Almárchal, además, se da la circunstancia de que nace en el pinsapar del Paraje Natural de los Reales de Sierra Bermeja.

    En cualquier caso, la dinámica hídrica de ríos y arroyos en el Genal difiere enormemente de su hermano Guadiaro porque en este valle dominan esquistos y pizarras. No hay manantiales tan exuberantes sino que los caudales suelen ser más modestos y surgir de numerosas fuentes. El drenaje con las lluvias es más instantáneo al verse dificultada la infiltración, sobre todo con respecto a las sierras calizas circundantes, que drenan hacia el Valle del Guadiaro principalmente.

    Pese a lo que pudiera parecer, en numerosas ocasiones el agua para el riego de los huertos ribereños procede muchas veces de los afluentes en lugar del propio río, más difícil de manejar hidráulicamente. Así, tanto el Almárchal como el Monardilla cuentan con numerosas acequias y tomas de agua para consumo.

    No obstante, en las cercanías de la Venta San Juan hay dos azudes muy populares entre GR - 249 Gran Senda de Málaga los bañistas, el del Charco Picado y el de la Tomilla, y se ven algunos más antes de la Escribana. En verano, los baños en las pozas naturales o recrecidas cada año para potenciar el embalse de agua ha sido y es una práctica habitual en los pueblos cercanos, que tienen en el río una de sus zonas de esparcimiento preferido.

    El Charco situado en el Prado de la Escribana es un Abrevadero para las Vías Pecuarias que eligieron este lugar en la desembocadura del Almáchar para cruzar al otro lado y continuar viaje hasta la Costa del Sol.

    Los Molinos en cuanto a los Molinos, tanto para la molienda de cereal como la de aceitunas, el caudal debía ser más importante y constante que para el riego, y por ello se acudía normalmente al Genal. Uno de los más curiosos se deja abajo en la zona del Arabí, el Molino de Enmedio o de Tomás. Este molino consta de dos partes bien diferenciadas, una que se dedicaba a la producción de aceite y otra a la de harina.

    En la fachada se aprecia una pintura mural a la almagra, con el emblema de un calvario, e inscripción conmemorativa de la puesta en marcha del molino en 1755.

    Muy cerca aguas arriba, y accesible mediante una vereda que se escinde de la del GR justo antes de llegar a El Arabí, está uno de los pocos molinos con un nivel de restauración aceptable (por haberlo adecuado para algunas filmaciones), y de ahí que se nombre pese a estar también fuera de la ruta. Se trata del Molino de Almenta, de Piña o de la Máquina Quemada. Está en el Camino de Jubrique y al lado del nacimiento del Charco Esteban.

    A la molturación del cereal se destinaba la fuerza motriz del agua en el Molino del Álamo, con dos paradas o piedras y restaurado también como vivienda rural. Hay una piedra de molino al lado de la construcción con una inscripción de una fundición londinense que fabricó piezas metalúrgicas para estos ingenios a principios del siglo XIX. Está entre la Venta San Juan y el Camping del mismo nombre.

    También harinero es el Molino de los Cipreses, ubicado en un meandro del río Genal en una amplia vega frente a la Huerta de Juan Ruiz. Es fácil de localizar desde el sendero porque hay un poste de mampostería en el carril al lado del Genal, después de pasar el Monardilla, que era el anclaje para una cuna que hacía posible cruzar el río. Actualmente hay un puente de fortuna con el mismo fin.

    El Molino del Chairo recogía el agua mediante una acequia desde el río Almárchal. Se encuentra muy próximo al Prado de la Escribana y al Cordel de la Umbría al río Genal.

Fauna
  • Fauna

    Aves

    En esta etapa tenemos la posibilidad de agudizar el sentido del oído para enriquecer nuestros contactos con las aves. Aunque podremos observar directamente a una variada muestra de especies típicamente forestales, como por ejemplo rapaces, carpinteros y numerosos paseriformes, hay un número nada desdeñable de aves propias de éstos medios que serán fáciles de oír y muy difíciles de observar. También es frecuente que, incluso teniendo al ejemplar destino de nuestra mirada a pocos metros de distancia, haya siempre una rama que se interponga entre el ave y nuestros prismáticos. El recorrido que se hace junto al mismo cauce nos dará pie a familiarizarnos con la comunidad de aves que vive en contacto directo con el agua.

     

    Especies Singulares

    Las especies forestales son las protagonistas de la etapa, a las que hay que sumar las propias de entornos urbanos en el inicio y final de la misma, y aquellas típicas de riberas y ríos. En los primeros y últimos pasos del recorrido serán gorriones comunes, vencejos y golondrinas y aviones comunes las que nos recuerden la presencia de casas habitadas. Conforme comencemos a andar y aparezcan los primeros árboles, aumentará la probabilidad de ver pico picapinos, pito real, paloma torcaz, tórtola común, chochín, petirrojo, los zorzales común, charlo y alirrojo, el mirlo común, las currucas capirotada y cabecinegra, los mosquiteros papialbo e ibérico, zarcero común, carbonero común, herrerillo común, trepador azul, agateador, pinzón vulgar, jilguero, verderón, verdecillo, picogordo y escribano soteño.

    Ya en el cauce del río podremos ver y/o escuchar andarríos chico, torcecuello, martín pescador, lavanderas blanca y cascadeña, ruiseñor común, ruiseñor bastardo, carricero común vinculado a los pocos espacios abiertos con cañavera, y oropéndola en las partes altas de los árboles de mayor envergadura, entre otras. Ligados a las construcciones que encontramos por el camino podrán aparecer cernícalo vulgar, mochuelo, golondrina dáurica y roquero solitario.

    La comunidad de aves rapaces es de gran interés ya que pueden observarse tanto aquellas propiamente forestales (culebrera europea, águila calzada, ratonero común, azor y gavilán), como las ligadas a los cantiles rocosos que presiden el valle, desde sierra Crestellina y el hacho de Gaucín, hasta los cortados de Benadalid (especies como el buitre leonado, el águila perdicera y el halcón peregrino son relativamente frecuentes si prestamos atención al cielo).

    Si hacemos algún tramo de nuestro recorrido con las primeras o las últimas luces del día podremos, además, disfrutar del canto de especies crepusculares como el búho real, autillo, cárabo y chotacabras pardo.

    Si desea más información sobre esta etapa (localización, fenología o valores naturales), pinche aquí.

Desarrolla tus emociones

Descripción
Trabajo personal
  • Descripción

    RESPONSABILIDAD

    El trabajo personal que acompaña a esta etapa se corresponde con la Responsabilidad. Representa la etapa más emocional y de mayor profundidad, para la que es necesario una cuestión de honestidad y estar dispuestos a querer revisarse a sí mismos. Para un proceso personal de la forma más adecuada se invita realizar su recorrido haciendo uso del silencio y así poder atender nuestro dialogo interior, invitándonos a esa conexión, que nos permite unificar cuerpo, mente, emoción y alcanzar la tranquilidad.

    La intención que se pretende es reflexionar acerca de cuál ha sido nuestra parte de responsabilidad en las situaciones que nos rodean, cuál ha sido nuestra influencia y contribución para que haya sucedido, así como identificar los mecanismos para superarnos física, mental, emocionalmente y poder reproducirlos en otras áreas de nuestra vida. Lo que realmente se pretende es acallar la mente pensante para ver en lo que aparentemente se presenta como obstáculos y piedras que dificultan el camino, oportunidades para aprender y avanzar mejorando nuestras vidas, tomando decisiones que marquen un antes y un después, aparcando las quejas y el papel de víctimas para responsabilizarnos de aquello que nos corresponde, creando una diferencia, con la intención de adquirir la habilidad para decidir respuestas ante cualquier situación, implantar el éxito, la tranquilidad y la realización personal como estilo de vida.

  • Trabajo personal

    Comenzamos esta etapa de la Gran Senda haciendo uso del silencio para atender al diálogo interior y fomentar el bienestar emocional.

    Partimos desde el municipio de Benalauría, de origen árabe que recibe su nombre, Ben Al Auría, que significa hijos de Auria.
    Caminaremos a través de un camino forestal donde encontraremos diferentes cruces de caminos y otras veredas que nos pueden distraer de nuestra dirección.

    Descenderemos hasta llegar al Arroyo Benajamúz y al río Genal, considerado como uno de los enclaves más vírgenes de nuestra provincia. Tiene su nacimiento en Iguálela, en un manantial situado dentro de una cueva “El Nacimiento”.

    Avanzamos hacia un profundo bosque donde se propone su recorrido como una oportunidad para tomar una DECISIÓN y te plantees la siguiente reflexión:

    ¿De qué forma la vida te va guiando o mostrando los pasos a seguir?

    Desembocamos junto al Prado de la Escribana, lugar para descansar nuestro cuerpo y nuestra mente. Se propone descalzarse para poder sentir la fluidez del agua en movimiento en su estado natural. En este punto y mientras refrescas los pies se invita a mostrar gratitud por todo aquello que si tienes, gozas y disfrutas.

    Acabamos esta maravillosa etapa llegando al municipio de Genalguacil, su nombre proviene del árabe Gema Al Wacil, significa los jardines del ministro. Existieron minas de oro, plata y cobre, pero su mayor riqueza es el abrigo que recibe por los pinsapos.

     

Oportunidades de negocio

Turismo
Deportes
Medioambiente