Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

GR 249. Etapa 30: Estepona - Marbella

GR 249. Etapa 30: Estepona - Marbella
Tipo etapa Lineal
Tipo de firme Acerado y playa con arena y tramos de piedras de río.
Longitud total en metros 27100 m.
Tiempo estimado 7:00 h.
Desnivel neto en metros 285 m.
Desnivel acumulado de ascenso en metros 150 m.
Desnivel acumulado de descenso en metros 135 m.
Dificultad Valoración según método MIDE
1

Medio

2

Itinerario

2

Desplazamiento

4

Esfuerzo

Información general

Itinerario

Con un trazado que recorre todo el litoral entre estas dos localidades, la senda discurre en paralelo a la línea de costa a través de la arena de sus playas, paseos marítimos y puertos deportivos, siempre con la compañía de la suave brisa del Mediterráneo.

 

Resumen
Descripción
Cómo acceder
Lugares de paso
Accesibilidad
Características
Formas de recorrer
Cartografía
Municipios
  • Características

    Tipo de Tramo Longitud % del total
    Longitud Total 27100
    Tramos de asfalto o cemento 17100 63 %
    Tramos de senda 10000 37 %
  • Formas de recorrer

    En referencia a la forma de tránsito en las diferentes etapas, recordamos que éstas están dividida en tres categorías (a pie, en bicicleta todo terreno o BTT y a caballo). No obstante, cuando indicamos que se puede realizar a pie, siempre nos referimos al 100 % de la etapa; mientras que, en el caso de la BTT y a caballo, dependerá de las restricciones temporales y las normativas municipales, por lo que tendremos que elegir trazados paralelos o alternativos que nos permitan el tránsito. También recordamos que el uso de la BTT, dependiendo de la etapa o sendero, puede tener lugar por recorridos sobre pavimentos irregulares y con altos desniveles, por lo que pueden entrañar alguna o mucha dificultad técnica.
    • A pie

    Señalización

    Señalización
  • Cartografía

    Hay que utilizar sucesivamente el 1072-I (Estepona), el 1072-II (San Pedro de Alcántara) y el 1065-IV (Marbella).

  • Municipios

    Estepona

    Dónde comer

    Pinche aquí.

    Dónde dormir

    Pinche aquí.

    Marbella

    Dónde comer

    Pinche aquí.

    Dónde dormir

    Pinche aquí.

Información medioambiental

Los ríos y el agua
  • Los ríos y el agua

    La existencia de tantos cursos de agua y con caudal de consideración se debe a la presencia de Sierra Bermeja. Todos los ríos importantes que el viajero tiene la ocasión de conocer en la etapa tienen su origen en esta mole de peridotita de color rojo. El de mayor recorrido es el Río Verde, seguido por los tres cursos fluviales hermanos: Guadalmansa, Guadalmina y Guadaiza. No deben sacarse conclusiones observando el caudal que llega a la playa puesto que el primero está regulado por un embalse del que se nutre esta parte de la Costa del Sol y los otros tres están conectados a esa red mediante trasvases que complementan el aporte del Río Verde.

    Los demás ríos y arroyos no tienen presas que regulen su cauce, aunque sí sufren mermas en su caudal por las acequias de riego, lo mismo que en tiempos ocurría con los molinos hidráulicos. Todos ellos constituyen una subcuenca con tratamiento aparte, la Cuenca de la Costa del Sol Occidental, situada entre las de los Ríos Guadalhorce y Guadiaro.

    La vegetación dominante en los arroyos suele ser el cañaveral, a veces hasta cegar completamente el cauce. En los grandes ríos aparecen álamos y tarajes como arboleda predominante, acompañados de carrizos, juncos y aneas. Son muy importantes los grandes charcos finales donde se mezclan temporalmente las aguas del río con las del mar, circunstancia que propicia una mayor diversidad de fauna acuática, como saben los pescadores de caña que acuden a las desembocaduras en busca de los peces depredadores, sobre todo lubinas, que acuden a ellas por las noches.

    Los Ríos Padrón, Castor, Guadalmansa y Guadalmina son Lugares de Interés Comunitario (LIC), esto es, que reciben un especial reconocimiento a nivel continental merced a sus valores ecológicos por su representatividad. Cada una de estas zonas tiene una extensión ligeramente superior a las 8.30 hectáreas. Una de las especies que ha propiciado esta mención es la nutria europea, que cuenta con una importante población que utiliza las playas como corredores de conexión entre los pasillos naturales de las riberas de los ríos, en realidad muy cercanas unas a las otras.

    Por supuesto, y dado el carácter permanente de los cursos fluviales y los remansos de las desembocaduras, la población de peces es también muy significativa, tanto como la de las anátidas o el martín pescador. Se recomienda realizar el paso por estos enclaves con el suficiente cuidado como para poder observar, realmente con facilidad, ánades, polluelas y garzas.

    El Río Guadaiza y el Río Verde son también LIC, con 9 y 108 hectáreas de extensión respectivamente, representando los últimos cursos fluviales con cabecera en las rocas metamórficas que se recorren en esta etapa. Los demás arroyos presentan un caudal sumamente exiguo y además están incluidos en la vorágine urbanística, con lo que pierden la relevancia medioambiental que caracteriza a los anteriores.

    Los Fondos Marinos

    En relación con la riqueza del litoral el viajero tiene la ocasión de empezar el recorrido en un Lugar de Interés Comunitario denominado Fondos Marinos de la Bahía de Estepona (552 ha) y pasar por otro, El Saladillo - Punta de Baños (1.755 ha). Ambas zonas son declaradas de importancia comu- nitaria por la existencia de extensas praderas de Posidonia oceanica, una planta marina exclusiva del Mediterráneo y que tienen en el Estrecho sus efectivos más occidentales. Las praderas de posidonia suponen el máximo exponente de la vegetación que puede asentarse sobre los fondos arenosos, estabilizándolos y aportando refugio a numerosas especies zoológicas.

    Una de las actuaciones que se han acometido con éxito para preservar el litoral y los fondos marinos es la depuración integral de las aguas residuales. En una zona como la Costa del Sol Occidental es este un problema peliagudo que ha habido que resolver a toro pasado. Las complicaciones estriban en la extensión de las zonas habitadas con una forma muy alargada predominante, la alta densidad de población con núcleos de actividad altamente contaminante y, sobre todo, la cercanía de las casas a la línea de costa.

    Debido a todo ello el sistema de transporte de los residuos líquidos no tiene más remedio que ir por la propia arena, de modo que el usuario de la Gran Senda de Málaga tendrá ocasión de observar numerosas arquetas de registro y bastantes estaciones de bombeo que se encargan de paliar la falta de pendiente de la costa. Una de las Estaciones Depuradoras está en la margen izquierda del Río Guadalmansa, a poco más de un kilómetro del sendero, saneando 35.000 m3 de agua al día y dando servicio a unas 140.000 personas.

Fauna
  • Fauna

    Aves

    Es una etapa que recorre en exclusiva ambientes ligados directamente al litoral y también a medios humanizados, ya que algunos tramos se hacen sobre paseos marítimos y también es preciso cruzar, en ocasiones, algunas de las muchas urbanizaciones de la zona que acogen formaciones de pinar bien desarrolladas. Los ríos que se cruzan también aportan diversidad al listado de especies que podemos observar, así como los vestigios del cordón dunar que aún persiste.

     

    Especies Singulares

    La etapa comienza en el paseo marítimo de Estepona, de modo que desde el primer momento podemos observar aves marinas y costeras, junto a aquellas propias de ambientes antropizados. Éstas últimas las podremos ver prácticamente a lo largo de todo el recorrido, ya que ocupan las urbanizaciones que tanto se aproximan a la primera línea de costa.

    Comenzando por las aves de litoral es preciso decir que es durante los meses de invierno cuando la abundancia de aves es mayor, con agrupaciones de gaviotas en las playas que pueden ser muy numerosas. Las especies más frecuentes son la sombría, patiamarilla, reidora, cabecinegra y Audouín, aunque también pueden verse durante los periodos de migración la picofina y la enana, y asociadas a los temporales fuertes de invierno podremos, con un poco de suerte ver a la gaviota tridáctila. Ocasionalmente, y también en invierno, puede observarse algún ejemplar de gavión, el gigante de nuestras gaviotas. Si disponemos de telescopio y dedicamos algo de tiempo podremos observar, también en invierno, algún págalo parásito y grande en sus vuelos de persecución a las gaviotas.

    Del grupo de los álcidos cabría destacar la presencia invernal de alcas, en grupos reducidos o en solitario, aunque con el uso de telescopio también podríamos ver frailecillos. Se conoce que también invernan araos comunes en nuestra costa porque a veces aparecen ejemplares orillados después de los grandes temporales. Los álcidos son una familia de aves ligada a gaviotas y limícolas (Orden Charadriiformes), que tienen un gran parecido superficial a los pingüinos y que ocupan un nicho trófico similar, aunque taxonómicamente no se encuentran emparentados entre sí.

    También muy emparentados con las gaviotas, tendremos la posibilidad de observar charranes y pagazas, entre los que cabe mencionar al charrán patinegro, que nos avisará de su presencia en invierno con sus constantes chirridos. Caracteriza a este charrán presentar el pico negro con la punta amarilla, y conviene estar atento a este carácter durante las épocas de migración porque, aun siendo una rareza, cada vez resulta más frecuente el charrán bengalí, que teniendo también las patas negras se diferencia por tener el pico de color naranja.

    Fumareles común y cariblanco también son frecuentes durante los pasos migratorios, al igual que el charrancito, el más pequeño de la familia. Otras especies ligadas al litoral que podremos observar son el zampullín cuellinegro, pardelas cenicienta y balear, alcatraz atlántico, cormorán grande, negrón común, águila pescadora, ostrero, cigüeñuela, las tres especies de chorlitejo (grande, chico y patinegro), correlimos tridáctilo, zarapitos real y trinador y vuelvepiedras. De todas ellas destacaría al alcatraz, y sus espectaculares picados en busca de peces, y a vuelvepiedras y correlimos común, que nos acompañarán en algunos tramos, siempre en el límite entre el agua y la orilla.

    El paso de la etapa por numerosos ríos y arroyos, entre los que cabe destacar el Padrón, del Castor, Velerín, Guadalmansa, del Saladillo, Guadalmina, Guadaiza, Verde y Guadalpín, donde acaba la etapa, facilitará que veamos otras muchas especies ligadas a ambientes de ribera, además de numerosas especies migradoras que utilizan estos lugares como zonas de descanso a lo largo de sus viajes. Si perseguimos la observación de aves, es muy recomendable que nos adentremos en alguna de las desembocaduras que presenten una lámina de agua, ya que daremos pie a poder observar a distancias cortas ánade real, cormorán grande, garza real, garceta común, garcilla bueyera, andarríos chico, chorlitejo chico, martín pescador, abejaruco, lavandera cascadeña, ruiseñor común, ruiseñor bastardo, carricero común, pájaro moscón y oropéndola, además de especies migradoras durante los periodos de paso. Un buen lugar es la desembocadura del río Guadalmansa, donde una importante formación de zarzamora atrae a gran cantidad de aves viajeras.

    Por último, merece la pena destacar a las aves presentes en los núcleos urbanos por los que cruza la etapa, las cuales suponen un listado bastante extenso si se tiene en cuenta que muchas de esta zonas cuentan con formaciones arbóreas que podrían ser comparables, en algunos casos, a zonas de bosque, y dado que también aparecen zonas de huerta. Las especies más frecuentes son cernícalo vulgar, cotorra argentina, palomas torcaz y bravía, tórtolas común y turca, lechuza común, autillo, mochuelo, chotacabras pardo, vencejos común y pálido, abubilla, torcecuello, cogujada común, golondrinas común y dáurica, aviones común y roquero, bisbita común, lavandera blanca, petirrojo, colirrojo tizón, tarabilla, mirlo común, currucas cabecinegra y capirotada, mosquitero común, reyezuelo listado, papamoscas gris, carboneros común y garrapinos, herrerillo capuchino, agateador común, alcaudón común, estorninos negro y pinto, gorrión común, pinzón vulgar, verdecillo, verderón común, jilguero, piquituerto, escribano montesino y triguero.

    Si desea más información sobre esta etapa (localización, fenología o valores naturales), pinche aquí.

Desarrolla tu mente

Descripción
Trabajo personal
  • Descripción

    DECISIÓN

    El trabajo personal que corresponde con la etapa de la mente, es la decisión y constituye una fase de especial importancia. Durante su recorrido se invita a la persona a abrigar un espacio donde se ofrezca la oportunidad de tomar partida y decidir lo adecuado en su vida.

    El trabajo personal que aquí se propone consiste en ser conscientes del gran potencial y talento que albergamos, así como la cantidad de opciones que residen en cada uno de nosotros, pudiendo compatibilizar varios caminos, cuestionándonos acerca de qué decisiones hemos tomado, cuáles aún no, qué consecuencias hemos vivido cuando decidimos optar por el silencio, así como cuando decidimos no decidir, permitir, hacer o no hacer…

    Esta etapa brinda la oportunidad de acompañarte a través de La Gran Senda con las reglas de la propia naturaleza, despertando un despliegue de todo lo mejor que ya hay en ti y la infinidad de opciones que aún no has ofrecido a tu vida, para que seas tú quien decida, sumado a un aprendizaje continuo en un ambiente cambiante.

    Es un recorrido donde la toma de decisiones al cien por cien de compromiso te va a acompañar. Un sendero donde es necesario crear una diferencia, para decidir activamente hacia donde quiero caminar, con la intención firme de la finalidad que se pretende, siendo conscientes de las consecuencias. Para cambiar aquellos pensamientos que nos limitan, potenciar los que nos impulsan y encontrar la salida de aquella situación que aparentemente vemos como imposible.

  • Trabajo personal

    Esta etapa de la Gran Senda comienza su recorrido en el paseo marítimo de Estepona, recibe su nombre de Astapa por los fenicios, Ast significa agua y Apa ciudad, lo que configura ciudad del agua. En sus aguas se libró una auténtica batalla naval evitando invasiones y por dominación de territorios.

    Esta senda se caracteriza por ofrecernos una auténtica combinación entre parajes urbanos y playas arenosas y rocosas.

    Representa una semejanza con nuestra mente que en ocasiones nos distrae lo que creamos y creemos de nuestra verdadera naturaleza.

    Llegamos a la desembocadura del río Padrón que nace en Sierra Bermeja, después el río Castor, el Velerín y después la Torre del Velerín, Torre Almenara de épocas árabe cuyas ruinas se encuentran en un cerro llamado Torre quebrada.

    Continúa nuestra etapa a través de playas y paseos marítimos hasta llegar al río Guadalmansa.

    Encuentra una zona libre de asfalto donde poder realizar una parada para descansar durante 15 minutos, sentados frente al mar, se invita a hacer uso del silencio y reflexionar acerca de:

    ¿Qué te gustaría gritar y recuperar porque la vida se olvidó de proporcionártelo?

    En primera línea de costa nos vigilan las Torres del Saladillo y la del Atalaya, hacia el río Guadalmina que significa el final esta apasionante etapa.

     

Oportunidades de negocio