Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

GR 249. Etapa 35: Alhaurín de la Torre - Málaga

GR 249. Etapa 35: Alhaurín de la Torre - Málaga
Tipo etapa Lineal
Tipo de firme Carril Terrizo, asfalto, senda y acera
Longitud total en metros 12900 m.
Tiempo estimado 2:35 h.
Desnivel neto en metros -20 m.
Desnivel acumulado de ascenso en metros 10 m.
Desnivel acumulado de descenso en metros 30 m.
Dificultad Valoración según método MIDE
1

Medio

1

Itinerario

1

Desplazamiento

2

Esfuerzo

Información general

Itinerario

Con una suave pendiente, y bordeando el aeropuerto de la capital, el sendero discurre en gran parte y hasta alcanzar la playa de la Misericordia con el Km. 0 de la Gran Senda, junto a la ribera del río Guadalhorce, donde habitan diversas especies de aves acuáticas.

 

Resumen
Descripción
Cómo acceder
Lugares de paso
Accesibilidad
Características
Formas de recorrer
Cartografía
Municipios
  • Características

    Tipo de Tramo Longitud % del total
    Longitud Total 12900
    Tramos de asfalto o cemento 1300 12 %
    Tramos de pista o camino forestal 11200 87 %
    Tramos de senda 400 1 %
  • Formas de recorrer

    En referencia a la forma de tránsito en las diferentes etapas, recordamos que éstas están dividida en tres categorías (a pie, en bicicleta todo terreno o BTT y a caballo). No obstante, cuando indicamos que se puede realizar a pie, siempre nos referimos al 100 % de la etapa; mientras que, en el caso de la BTT y a caballo, dependerá de las restricciones temporales y las normativas municipales, por lo que tendremos que elegir trazados paralelos o alternativos que nos permitan el tránsito. También recordamos que el uso de la BTT, dependiendo de la etapa o sendero, puede tener lugar por recorridos sobre pavimentos irregulares y con altos desniveles, por lo que pueden entrañar alguna o mucha dificultad técnica.
    • A pie
    • En bicicleta
    • A caballo

    Señalización

    Señalización
  • Cartografía

    Hojas cartográficas utilizada  1052-IV (Cártama) para el principio de etapa y la 1053-III para el final. Como complemento no está mal contar con la 1066-II (Alhaurín el Grande) y el piquito de la 1067-I (Torremolinos).

  • Municipios

    Alhaurín de la Torre

    Dónde comer

    Pinche aquí.

    Dónde dormir

    Pinche aquí.

    Málaga

    Dónde comer

    Pinche aquí.

    Dónde dormir

    Pinche aquí.

Información medioambiental

Los ríos y el agua
  • Los ríos y el agua

    El Acueducto del Rey

    El GR-249 lleva al visitante hasta el Acueducto y Puente del Rey, datado en 1726, un proyecto que nunca llegó a completarse pero de cuya envergadura dan fe las arcadas y tajamares de sillares calizos. Málaga, situada entre el Guadalmedina y el Guadalhorce, siempre tuvo problemas con el abastecimiento de agua, por la estacionalidad del primer río y la salinidad y turbidez del segundo. En el reparto de la Sierra de Mijas la parte de montaña que le correspondió a la capital contaba con un manantial importante, el que se ha llamado desde que se seleccionó para la traída de agua como Fuente del Rey. El acueducto nunca llegó a materializarse por la muerte del arquitecto promotor y por pro- blemas económicos y políticos. La ciudad miró hacia el otro lado y centró los esfuerzos en el Acueducto de San Telmo, otra obra hidráulica de innegable interés.

    Contó además la obra con otra utilidad tan o más importante para la capital, la de construir un vial de comunicación entre la gran urbe y el granero que desde siempre fue la zona de Alhaurín, y de ahí el otro nombre con que se conocen los Arcos de Zapata, el de Puente del Rey.

    En cuanto a la Fuente del Rey, está situada detrás del antiguo cuartel de la Guardia Civil de Churriana, en un recinto cerrado. Actualmente no tiene utilidad hidráulica, pero (como referente de un pasado que podía haberse escrito con otra letra) es un elemento histórico de primer orden unido indefectiblemente al acueducto inacabado.

    El Canal de la margen derecha

    El Valle del Guadalhorce goza de un envidiable clima y, debido a su formación como terrazas de inundación con aportes del río, un suelo muy fértil. Para completar el triángulo de la producción agrícola faltaba el agua. Al ser el Guadalhorce un río de caudal importante no servían los desvíos improvisados o las acequias temporales. Hubo que esperar hasta los años 70 del siglo pasado para que, tras la regulación del caudal que supusieron los Embalses del Chorro, se procediera a la construcción de dos grandes canales merced al denominado Plan Guadalhorce. El que interesa aquí es el denominado Canal de la Margen Derecha. Unas veces entubado y otras excavado en la tierra y con paredes hormigonadas, esta gran acequia recorre la parte final del valle llegando hasta Alhaurín de la Torre.

    La canalización, como eslógico, sufre en primer lugar las restricciones en el uso del agua agrícola a favor del agua de consumo cuando la sequía se hace notar cíclicamente. Y las peor paradas son las tierras más alejadas de la toma de aguas arriba, precisamente las que el GR permite conocer, que son prácticamente las últimas antes de la costa. Por ello es habitual que el caminante observe las casetas en cada parcela desde las que se bombea el agua del Acuífero del Guadalhorce, evitando así la aleatoriedad del riego a manta.

    El Canal Secundario de la Margen Derecha se pasa nada más comenzar a andar, cerca del Peñón de Zapata y cuando no se ha cumplido todavía el kilómetro de recorrido. Más adelante, en el kilómetro 1.6, se vuelve a visualizar en una zona dotada de compuertas de apertura y cierre, en la que se soterra. La acequia llega hasta Churriana.

    El Río Guadalhorce

    El Río Guadalhorce ha acompañado a la Gran Senda de Málaga desde su nacimiento cercano a la Etapa 12 Villanueva del Rosario- Archidona y luego de la 19 a la 22 cuando llega a la zona de los embalses. Ahora, como si de una metáfora se tratara, llegan ambos juntos a su fin.

    El gran río ha sufrido al
teraciones en su curso y en su aspecto desde siempre, debido a su doble faceta de procurador de vida pero también de destructor. En la memoria colectiva de los malagueños siguen vivas las periódicas inundaciones de los terrenos aledaños, quizá fruto más de lo inadecuado de su ubicación que de la furia de la naturaleza. Si bien aguas arriba, no muy lejos, el curso fluvial mantiene unos espectaculares sotos ribereños de altos árboles, no es el caso en su recorrido final, donde la arboleda brilla por su ausencia.

    El taraje y el álamo han sido los últimos en resistir los envites de la urbanización, con bosquetes a veces bastante extensos. Hay otras plantas mucho más resistentes a las corrientes y que por ello aguantan en el mismo cauce, formando tapices densos en las orillas refugio de numerosas especies de fauna: son las eneas, los carrizos y los cañaverales.

    El río queda normalmente algo lejos del sendero, pero hay numerosas ocasiones en las que, si se quiere, se puede bajar a la terraza inferior y llegar hasta la orilla. La población de peces y fauna acuática está bastante sana, a pesar de la turbiedad de las aguas que es una de sus señas de identidad. Además, la cercanía del mar propicia una biodiversidad mayor debido a la llegada de especies tolerantes a la salinidad.

    El Paraje Natural Desembocadura del Guadalhorce

    La Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía se enriqueció con este reducido enclave de 67 hectáreas que protege un ecosistema realmente curioso, el pequeño delta que, como una isla dentro de una isla, engloba una serie de lagunazos y meandros abandonados. Realmente el paraje está más antropizado de lo que pueda parecer, puesto que las lagunas son las cubetas de antiguas graveras de extracción de áridos. Pero eso poco parece importar a la importante población de aves acuáticas que las visitan o se establecen en ellas de forma permanente.

    No menos interesante es la playa totalmente libre de actuaciones humanas, con cerca de un kilómetro y medio de longitud, que se sitúa entre los dos brazos con que cuenta ahora la desembocadura. El aislamiento que esto propicia es de suma importancia para la cría de las aves de litoral, dada la continuada interferencia que este proceso natural sufre en la mayor parte de la costa.

Fauna
  • Fauna

    Aves

    La zona de Zapata está fuertemente marcada por su carácter agrícola y por la cercanía al río Guadalhorce y al aeropuerto. Desde el inicio de la etapa cruzamos zonas de huerta, con cultivos que se convierten en un verdadero oasis para las aves durante los periodos de migración, donde los canales de riego y las acequias desempeñan un importante papel para la fauna durante los periodos de estiaje. Muy pronto nos enfrentamos al río Guadalhorce, donde además de numerosas especies acuáticas podremos observar otras aves que frecuentan la zona en busca de agua y alimentación. Poco después de cruzar el río Guadalhorce la etapa se adentra en la ciudad de Málaga, donde pasarán a predominar las especies típicamente urbanas.

     

    Especies Singulares

    Esta etapa cruza la zona de la provincia de Málaga para la que hay registrado un mayor número de especies de aves, el tramo bajo del río Guadalhorce.

    En la zona de inicio podremos observar especies ligadas a medio humanizados como tórtola turca, vencejo pálido, golondrina común, avión común, estornino negro y gorrión común, y tan pronto nos adentremos en las zonas de cultivo con canales y arboleda podremos observar diferentes especies de garzas (garza real, garceta común y garcilla bueyera), tórtola común, abejaruco, abubilla, y paseriformes propios de estos medios (cogujada común, lavandera blanca y cascadeña, bisbita común, tarabilla común, petirrojo, ruiseñor común, pechiazul, mirlo, zorzal común, ruiseñor bastardo, buitrón, curruca cabecinegra y capirotada, mosquitero común, papamoscas gris, carbonero común, alcaudón común, oropéndola, grajilla, pinzón vulgar, jilguero, verderón verdecillo, lúgano y triguero).

    Aunque los cultivos están reduciendo su extensión de manera paulatina e imparable, se trata de ambientes donde se concentran las aves durante las migraciones. Es el cultivo de alfalfa donde aparecen especies poco frecuentes como el carricerín cejudo o la buscarla unicolor. Si hacemos el trayecto a última hora de la tarde o muy temprano, recomendable durante el verano, tendremos ocasión de detectar mochuelo, lechuza campestre y común y chotacabras pardo.

    Una vez vayamos en paralelo con el río Guadalhorce podremos observar cormorán grande, martinete, garza real, garcilla bueyera, garceta común, ánade real, porrón común, ratonero común, águila pescadora, águila calzada, cernícalo vulgar, perdiz roja, codorniz, focha común, polla de agua, alcaraván, chorlitejo chico, andarríos chico, andarríos grande, agachadiza común, gaviotas patiamarilla, sombría y reidora, tórtola turca, cotorra argentina, martín pescador y golondrina dáurica, entre otras.

    En el entorno del propio Paraje Natural de la desembocadura del río Guadalhorce pueden observarse a distancias cortas cormorán grande, garzas reales, las gaviotas mencionadas anteriormente, águila calzada, cernícalo vulgar y grajilla.  Una vez cruzado el puente sobre el río Guadalhorce la diversidad disminuye, ya que entramos en la ciudad propiamente dicha, aunque las pocas especies a observar pueden alcanzar densidades muy elevadas. Aún veremos cogujadas, buitrones y fringílidos (jilguero, verderón y verdecillo básicamente), debido a las zonas baldías y abiertas existentes, pero serán la gaviota patiamarilla, gaviota sombría, gaviota reidora, tórtola turca, paloma bravía, vencejos común y pálido, cotorra argentina, estorninos negro y pinto y gorrión común, las especies más frecuentes. Las altas chimeneas que marcan el final de la etapa, y también el final de la Gran Senda, son posaderos habituales de halcón peregrino, por lo que merece la pena prestar atención a las mismas.

    Si desea más información sobre esta etapa (localización, fenología o valores naturales), pinche aquí.

Desarrolla tu mente

Descripción
Trabajo personal
  • Descripción

    DECISIÓN

    El trabajo personal que corresponde con la etapa de la mente, es la decisión y constituye una fase de especial importancia. Durante su recorrido se invita a la persona a abrigar un espacio donde se ofrezca la oportunidad de tomar partida y decidir lo adecuado en su vida.

    El trabajo personal que aquí se propone consiste en ser conscientes del gran potencial y talento que albergamos, así como la cantidad de opciones que residen en cada uno de nosotros, pudiendo compatibilizar varios caminos, cuestionándonos acerca de qué decisiones hemos tomado, cuáles aún no, qué consecuencias hemos vivido cuando decidimos optar por el silencio, así como cuando decidimos no decidir, permitir, hacer o no hacer…

    Esta etapa brinda la oportunidad de acompañarte a través de La Gran Senda con las reglas de la propia naturaleza, despertando un despliegue de todo lo mejor que ya hay en ti y la infinidad de opciones que aún no has ofrecido a tu vida, para que seas tú quien decida, sumado a un aprendizaje continuo en un ambiente cambiante.

    Es un recorrido donde la toma de decisiones al cien por cien de compromiso te va a acompañar. Un sendero donde es necesario crear una diferencia, para decidir activamente hacia donde quiero caminar, con la intención firme de la finalidad que se pretende, siendo conscientes de las consecuencias. Para cambiar aquellos pensamientos que nos limitan, potenciar los que nos impulsan y encontrar la salida de aquella situación que aparentemente vemos como imposible.

  • Trabajo personal

    Esta etapa de la Gran Senda comienza en el municipio  de Alhaurín de la Torre, llamada Lauro por los fenicios, más tarde los romanos la denominaron Lauro Vetus, para diferenciarlo de Alhaurín el Grande. Los musulmanes la nombraron Alhaurein.

    Históricamente es un lugar de refugio para los fugitivos de grandes batallas, cuenta con grandes cuevas.

    Esta etapa se caracteriza por atravesar parajes, zonas urbanas combinadas con naturaleza, cruces de caminos, desembocaduras de ríos que bañan la ciudad, abordando este proceso de cambio y desarrollo personal, como una metáfora entre los pensamientos que bombardean nuestra mente asociándola y relacionándola con el recorrido.

    Partimos de la barriada del Peñón de Zapata en Alhaurín de la Torre, continuamos avanzando a través de un carril terrizo paralelo a cultivos, hasta el encuentro con el río Guadalhorce y las pistas del aeropuerto, configurando puertas que se abren hacia el mar y viajes desde el cielo.

    Al atravesar el puente que cruza el río, se invita a asomarse para observar la desembocadura del río Guadalhorce, que representa el principal de la provincia de Málaga, nace en Villanueva del Trabuco (Puerto de los Alazores 1600 m), cuenta con una longitud de 154 km. Su nombre es de origen árabe Wadil-Jurs significa río de los silenciosos o río de la guardia. Es responsable de la formación del desfiladero de los Gaitanes, en su tramo más cercano al mar conforma la llanura aluvial de la olla de Málaga junto al río Guadalmedina. Su desembocadura forma un delta donde encontramos un humedal que constituye un paraje natural.

    Desde este punto y a diferencia de otras etapas se propone realizarla haciendo uso del silencio, para atender al diálogo interior mientras continuamos caminando con sentido paralelo al cauce del río, hasta el encuentro con el paseo marítimo y con el mar.

    Una vez que llegamos a las playas, se invita a descalzarnos para realizar un tramo a pie desnudo en contacto con el agua del mar.

    Transformando el recorrido en un maravilloso viaje hacia el interior, finalizando nuestra etapa en el punto de partida o kilómetro 0.

    Hemos llegado a la ciudad de Málaga, ciudad del paraíso.

Oportunidades de negocio

Turismo
Deportes
Medioambiente