Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal. Más información
 
×

Arce de Montpellier, Antequera (Rincón Singular)

Menú
Descubre tu etapa
Descubre tu etapa

Acércate a la Gran Senda

Con vistas al mar
Con vistas al mar

Recorre etapas compartidas con la Senda Litoral

Un recorrido por toda la provincia
Un recorrido por toda la provincia

Una ruta pionera en Andalucía de más de 850 kms 

Pueblos blancos y montañas
Pueblos blancos y montañas

Diversidad de paisajes en todo el recorrido

Caminar y superar
Caminar y superar

Un reto personal en cada tramo

Vídeos

Arce de Montpellier, Antequera (Rincón Singular)

Inmerso en un paisaje onírico y laberíntico donde formas pétreas agitan nuestra imaginación, encontramos un árbol mágico que nos ofrece su sombra protectora. Estamos en El Torcal de Antequera, Paraje Natural desde 1989. El Torcal constituye una de las muestras más impresionantes de paisaje kárstico de toda Europa y debe su nombre a las dolinas o torcas, unas curiosas depresiones de formas circulares limitadas por un anillo rocoso. Pues en este enigmático lugar, el Arce de Montpellier, con sus más de nueve metros de altura, nos proyecta generosamente 107 metros de alivio frente al sol. Esta especie (Hacer monspessulanum) es muy vulnerable, razón por la que está incluida en el ‘Libro rojo de la flora silvestre amenazada’ de Andalucía. Belleza al margen, la importancia de este ejemplar radica en su valor ecológico y su rareza. El Tornillo, el Sombrerillo, la Esfinge, el Camello, la Jarra, la Aguja, los Binoculares, el Macetón, el Tótem… No, no es un juego de memoria sino que se trata de algunas de las figuras que se pueden apreciar en el bosque de piedra del Torcal de Antequera, un paraje natural que parece salido de otro planeta y que fue declarado Paraje Natural en 1989.