Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

El Chorro (Paraje Natural del Desfiladero de Los Gaitanes)

Menú
El Chorro (Paraje Natural del Desfiladero de Los Gaitanes)
  • Imprimir página
  • Facebook
  • Twitter
  • Correo
  • Whatsapp
Desnivel neto en metros m.
Desnivel acumulado de ascenso en metros m.
Desnivel acumulado de descenso en metros m.

Resumen

Descripción

Multimedia

Imágenes
Vídeos
Documentos

Información medioambiental

Fauna
  • Fauna

    Aves

    Una visita a este maravilloso lugar será muy gratificante en cualquier época del año pero enero es cuando los buitres leonados comienzan su periodo de cría, momento en que podremos admirar los vuelos “sincronizados” de machos y hembras y el aporte de materiales a los salientes rocosos donde la hembra pondrá un único huevo a mediados de enero.

    El Desfiladero de Los Gaitanes es un lugar con una gran diversidad de hábitats. Los embalses son lagos artificiales donde encontraremos cormoranes grandes, fochas comunes, ánades azulones, garzas reales, garcetas comunes, somormujos lavancos, algunas gaviotas patiamarillas y cientos de gaviotas sombrías y reidoras (especialmente en los embalses de Guadalteba y Guadalhorce). Las colas y algunas orillas enfangadas de los pantanos actúan a modo de humedales donde podemos encontrar limícolas como los andarríos grandes y chicos, agachadiza común y archibebe claro, así como jilguero, verderón y verdecillo.

    Algunas de las carreteras y carriles del paraje están rodeados de bosques de pino carrasco, albergando a la mayoría de especies forestales como páridos, incluido el herrerillo capuchino, agateador europeo, reyezuelo listado y una gran población de piquituertos comunes. El matorral mediterráneo también tiene su lugar aquí, con sabinas –donde zorzales comunes y alirrojos, así como mirlos capiblancos encuentran sustento durante todo el invierno-, aulagas –desde donde podremos oír las persistentes llamadas de la curruca cabecinegra, o la más tímida llamada, de una sola nota, de la curruca rabilarga antes de aparecer por un momento y volver a sumergirse en su matorral-, y romero, la percha favorita de la tarabilla común y el escribano montesino.

    Conforme alcanzamos las zonas rocosas a mayor altura, aumentan las posibilidades de encontrar al colirrojo tizón, cogujada montesina, roquero solitario y collalba negra, algunas de las joyas de este fantástico lugar. En los cortados, además de los buitres leonados, permaneced atentos al vuelo de las palomas bravías, estorninos negros y aviones roqueros, y volved vuestra mirada a los graznidos de las chovas piquirrojas, que nos pueden delatar la presencia de rapaces como el halcón peregrino o una de las más emblemáticas aves de Málaga: el águila perdicera.