Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

Gran Senda del Camino Mozárabe de Santiago (GR 245). Etapa 03: Villanueva de la Concepción - Antequera

Menú
Gran Senda del Camino Mozárabe de Santiago (GR 245). Etapa 03: Villanueva de la Concepción - Antequera
  • Imprimir página
  • Facebook
  • Twitter
  • Correo
  • Whatsapp
Tipo etapa Lineal
Tipo de firme Terrizo, rocoso, arenoso y asfalto
Distancia 14840 m.
Tiempo estimado 4:40 h.
Punto de inicio Municipio de Villanueva de la Concepción, por la Calle Loma del Carril
Altitud 637 m.
Punto de llegada Municipio de Antequera, en Calle Jesús
Altitud 562 m.
Desnivel neto en metros 893 m.
Desnivel acumulado de ascenso en metros 402 m.
Desnivel acumulado de descenso en metros 491 m.
Dificultad

Azul - Fácil

Severidad del medio natural 1
Orientación en el itinerario 2
Dificultad en el desplazamiento 2
Cantidad de esfuerzo necesario 3
Valoración según método MIDE
Sistema SIDIF

Resumen

Resumen
Descripción
Cómo acceder
Características
Lugares de paso
Formas de recorrer
  • Características
    Tipo de Tramo Longitud % del total
    Longitud Total 14840
    Tramos de asfalto o cemento 2380 16 %
    Tramos de pista o camino forestal 10250 69 %
    Tramos de senda 2210 15 %
    Tramos de vía pecuaria 8185 55 %
  • Puntos de interés

    Lugares de paso

    En orden del sentido de la marcha
    En orden del sentido de la marcha
    Punto de paso Ref. UTM / altura Distancias parciales Tiempos parciales
    1 GR 245 Etapa 3 Villanueva de la Concepción - Antequera 30S

    x=36.9333736823758 y=-4.5337320709391

    0 m 0 min.
    2 Cruce Arroyo del Espinazo 30S

    x=36.7452060514873 y=-4.49664547805503

    5550 m 1 h. 45 min.
    3 Inicio de enlace con SL-A 22 30S

    x=36.9471633598028 y=-4.58393731759782

    610 m 12 min.
    4 Fin de enlace con SL-A 22 y comienzo de enlace con carretera A-343 30S

    x=37.0024065538965 y=-4.56153894091199

    7640 m 2 h 24 min,
    5 Fin de enlace con carretera A-343 e inicio de enlace con carretera A-7075 30S

    x=37.0037273471307 y=-4.55980153688802

    200 m 3 min.
    6 Fin de enlace con carretera A-7075 30S

    x=37.0085529824855 y=-4.55816934013546

    560 m 10 min.
    7 Fin de sendero en Calle Jesús en Antequera 30S

    x=37.0107552401516 y=-4.56068697440389

    280 m. 5 min.
  • Formas de recorrer

    A pie, a caballo. En referencia a la forma de tránsito en las diferentes etapas, recordamos que éstas están dividida en tres categorías (a pie, en bicicleta todo terreno o BTT y a caballo). No obstante, cuando indicamos que se puede realizar a pie, siempre nos referimos al 100 % de la etapa; mientras que, en el caso de la BTT y a caballo, dependerá de las restricciones temporales y las normativas municipales, por lo que tendremos que elegir trazados paralelos o alternativos que nos permitan el tránsito. También recordamos que el uso de la BTT, dependiendo de la etapa o sendero, puede tener lugar por recorridos sobre pavimentos irregulares y con altos desniveles, por lo que pueden entrañar alguna o mucha dificultad técnica.

    • A pie
    • En bicicleta
    • A caballo

    Señalización

    Señalización

De interés

Cartografía
Municipios
Consejos

Multimedia

Imágenes
Vídeos
Documentos

Información medioambiental

Entorno natural
  • Entorno natural

    Partimos de Villanueva de la Concepción, hacia el norte, ascendiendo por terrenos alomados que nos acercarán a las elevaciones montañosas de la Sierras del Torcal y la Sierra de la Chimenea. Ambas forman parte de la cadena de sierras que ocupan todo el centro de la provincia de Málaga, creando un arco de elevaciones de naturaleza calcárea que conecta, por el interior de la provincia, los extremos oriental y occidental de la costa malagueña. Una barrera natural que delimita también, climatológicamente, los territorios con mayor influencia marina de aquellos interiores de influencia continental, no en vano es habitual apreciar visualmente el efecto Foehn con nubes enganchadas en las cumbres y descendiendo desparramadas por las laderas, en lo que comúnmente se describe en Antequera como: “Ya tiene la sierra puesta la montera”.

    Los primeros pasos del sendero discurren por terrenos propios del Flysch del Campo de Gibraltar, un complejo geológico formado por materiales de sedimentación marina depositados en surcos profundos alejados de los márgenes continentales, que se distinguen, en esta zona, por la presencia de arcillas escamosas principalmente. Su nombre atiende a la amplia representación que de los mismos se encuentran en el entorno del Estrecho de Gibraltar, si bien también se encuentran en el Rift marroquí, evidenciando la procedencia africana de los mismos.

    La naturaleza maleable y fácilmente erosionable de estos afloramientos da lugar a un paisaje alomado, empleado para la agricultura de secano, tanto en el cultivo de olivos, de almendros o de cereal. Además, las características impermeables de las arcillas, unido a la presencia de acuíferos carbonatados de gran relevancia bajo las sierras adyacentes, hacen que proliferen los nacimientos de agua en el contacto de ambos materiales aprovechando las fisuras de las rocas calizas que la alberga. Estos manantiales, como el situado en las inmediaciones del Cortijo El Realenguillo, al pie de la etapa, se identifican por la existencia de especies de vegetación higrófilas, principalmente álamos blancos, álamos negros y olmos, junto con otras especies introducidas por el ser humano para su provecho, como las higueras. Ésta es sólo una muestra del potente acuífero de la Sierra del Torcal cuya surgencia de agua más destacada se encuentra en el manantial de la Villa, en la cara norte de esta elevación montañosa.

    Conforme gana el sendero en altura, se apreciará con mayor claridad los tajos que delimitan el Paraje Natural de El Torcal por su cara sur. Desde el punto de vista del origen de sus materiales (paleoestratigrafía) estas sierras forman parte del dominio Penibético, dentro de la Cordillera Bética, con afloramientos de materiales calcáreos: calizas jurásicas y, en menor medida, dolomías triásico - jurásicas. Entre sus muchos valores y singularidades, este paraje presenta un sobresaliente modelado kárstico de referencia internacional con destacadas formaciones tanto exokársticas como endokársticas. Tal dimensión de este relieve se debe aquí, además de la propia naturaleza soluble de las rocas carbonatadas al contacto con el agua de lluvia, a la estructura de estos materiales y su disposición fruto de la tectónica que los afectó durante la orogenia alpina, ya que se dispone en una estructura general de pliegue anticlinal, de tipo “cofre” o “champiñón”, con una cresta muy extensa de estratos subhorizontales muy fracturados que facilitan el recorrido del agua hacia capas inferiores y la disolución de la roca. Esto provoca la proliferación de dolinas y un espectacular desarrollo en los lapiaces, que llegan a alcanzar formas tan singulares como el famoso Tornillo (declarado Monumento Natural), además de simas, cavidades y grutas subterráneas que forman parte del sistema endokárstico. Los tajos que circundan la sierra en su cara norte y su cara sur se deben, por tanto, a sendas fallas, casi paralelas, que elevan el macizo calcáreo.

    Las muestras más destacadas del karst del Torcal las podremos observar próximos al Puerto de la Escaleruela, hasta donde llega el imponente lapiaz que se extiende por toda la meseta del Torcal y se encuentra el conjunto de dolinas que dan nombre al Cortijo de los Navazos.

    El paso de la Escaleruela es una de las cuatro conexiones históricas de Antequera con la costa, cada una de ellas situadas en los límites o confluencias de las tres sierras principales del municipio, de este a oeste, Las Cabras, El Torcal y las Chimeneas, con los pasos de Las Pedrizas, la Boca del Asno, La Escaleruela y el paso de la Fuenfría. En el caso del Puerto la Escaleruela, además, es aprovechado por la vía Pecuaria Colada de Antequera a Málaga.

    Las explotaciones agrícolas y ganaderas dejan escaso margen al desarrollo de vegetación natural al paso del sendero, no obstante, cabe destacar la presencia de especies arbustivas propias del encinar, con espinares y zarzales como el espino majoleto, zarzamora, rosal silvestre, peonías o palmitos en la cara sur, especie indicadora de altas temperaturas y bajas precipitaciones. También puntualmente, como en el paso del arroyo del Espinazo, justo antes de iniciar la subida al Cortijo del Robledillo, encontraremos juncos evidenciando la humedad de este lecho fluvial.

    El espino majoleto (Crataegus monogyna), también conocido como majuelo o espino albar por el color blanco de su flor, es un arbusto o arbolito de hasta 8 ó 10 m de altura, aunque lo normal es que no pase de los 3 ó 4 m, que pierde la hoja para pasar el invierno y se ramifica profusamente. Tiene el tronco pardo-grisáceo o ceniciento, resquebrajado en los ejemplares añosos, y las ramillas grisáceas. Presenta unas hojas características hendidas, más o menos profundamente, con 3 a 7 lóbulos desiguales y estrechada en forma de cuña en la base. Los frutos, en pomo, son llamados majuelas, globosos u ovoides, de color rojo y del tamaño de un guisante, tiene un solo huesecillo y una carne harinosa de sabor dulce. Este arbusto florece en primavera y los frutos maduran en otoño siendo muy codiciados por las aves y llegando a formar parte de la dieta humana dados los restos encontrados en asentamientos prehistóricos.

    Mención especial merece la vegetación rupícola que coloniza las fisuras y grietas de los tajos, entre los que destacan varios endemismos como la Linaria anticaria o la Saxifraga biternata, ésta última protegida por su catalogación como Vulnerable por la Junta de Andalucía y En Peligro Crítico por la UICN. Se desarrollan en comunidades perennes de hemicriptófitos (muere anualmente la parte externa de la planta) y nano caméfitos (hierbas o arbustos con yemas terminales que se secan) rupícolas, en grietas y fisuras de rocas calizas y dolomíticas. Tienen apetencia por zonas donde la humedad sea más alta y estén protegidas del ramoneo (umbrófilas y orófilas) en zonas con altas precipitaciones (ombroclima subhúmedo a húmedo) y piso bioclimático mesomediterráneo, entre 850 y 1200 m de altitud. En Andalucía sólo está presente en las sierras del Torcal, Chimenea y Camarolos.

    Además, dentro de la flora protegida localizada en la sierra del Torcal, también encontramos el tabaco gordo o tabaco de pastor (Atropa baetica). Una planta que permanece sin tallos ni hojas la mayor parte del año, desde mediados de octubre hasta finales de mayo. Su ciclo anual completo, desde el rebrote hasta la senescencia, dura poco más de 5 meses. Tiene un elevado interés como planta medicinal con unas virtudes parecidas a las de la belladona (Atropa belladona), con la que comparte área de distribución. Está declarada En Peligro de Extinción por la Junta de Andalucía.

    El Puerto de la Escaleruela, con el pico del Camorro Alto a un lado y la conocida como Sierra Pelada o Torcal Bajo al otro, enmarca una panorámica que se extiende desde los pinares de la Alhajuela y El Hacho, en primer término, continúa con la depresión de la Vega de Antequera y llega a los límites que establecen las elevaciones de las Sierras Subbéticas Cordobesas o formaciones montañosas aisladas como La Peña de los Enamorados, El Camorro de Mollina, la Sierrecilla de Humilladero o la Sierra Sur Sevillana. En días claros, incluso, las vistas se pueden prolongar hasta apreciar elementos paisajísticos del valle del Guadalquivir.

    Descendida la sierra y pasados los llanos de cultivos cerealistas situados a sus pies, el último tramo de la etapa discurrirá por materiales del Trías de Antequera, como su nombre indica, de edad triásica y ampliamente representados en las inmediaciones de esta localidad, siendo ricos en yesos, anhidritas y arcillas pertenecientes al dominio Subbético.

    Los bosques de repoblación de pinos carrascos son los que ocupan estas lomas que alcanzan las dehesas de la Yedra o el Brosque y donde son abundantes los ciervos, los cuales, recientemente, han ampliado su área de distribución para dispersarse, incluso, al sur del Torcal entre Almogía y la Boca del Asno.

    El ciervo mediterráneo o venado (Cervus elaphus hispanicus) es el ungulado silvestre más corpulento de la Península Ibérica. La especie muestra un acusado dimorfismo sexual, los machos son más grandes, llegan a pesar hasta 150 kg, y presentan una cuernas óseas, siempre ramificadas (en los adultos), que renuevan cada año y que en el caso de los ejemplares adultos y bien alimentados pueden alcanzar gran desarrollo. La caída de la cuerna (desmogue) tiene lugar entre marzo y abril, el crecimiento comienza de inmediato y se completa hacia finales de junio o julio, tras lo que tiene lugar la "limpia de las correas" o caída del terciopelo. Las hembras son de menor tamaño y carecen de cuernas. El color del pelaje es marrón uniforme y se le conoce con el nombre de cervuno. Es muy patente un escudo anal (chapa) de color mucho más claro que el resto del pelaje. Como ya se ha indicado, desde el punto de vista numérico, es una especie en expansión ya que la política cinegética de las últimas décadas fomentó estas poblaciones y la reintroducción de la especie en numerosos puntos de Andalucía, hasta, como es el caso, tener la oportunidad de escuchar la berrea a escasa media hora de Málaga capital.

    La llegada a Antequera muestra otra singularidad geológica de la etapa, su situación en el borde sur del otrora mar de Tetis, que comunicaba el océano Atlántico con el mar Mediterráneo por el interior de Andalucía. Los vestigios de esta desaparecida línea de costa se evidencian en el afloramiento de areniscas que se ubican en torno al Alto de Torre Hacho, límite sur de la ciudad de Antequera.

    Lugares de interés geológico y/o ecológico:

    El enclave más sobresaliente de esta etapa es el Paraje Natural Torcal de Antequera. Se trata de un relieve kárstico donde podemos encontrar dolinas, lapiaces, carramolos, depresiones, simas, cuevas etc. Además, en su interior, se encuentra el Monumento Natural de Andalucía, El Tornillo del Torcal

    Desde el Puerto de la Escaleruela, que es el punto más alto de la etapa, podemos observar la Depresión de Antequera, la cual es uno de los complejos endorreicos más importantes de Andalucía.

    Otros datos de interés:

    El paisaje de la etapa destaca por dos elementos que tienen un mismo origen: La Orogenia Alpina. De un lado destacan los farallones calizos que nos acompañan en el camino, y de otro, entre cada sistema montañoso, grandes depresiones cultivadas por cereal.