Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Gran Senda de Málaga (GR 249). Etapa 10. Riogordo - Alfarnate

Menú
Gran Senda de Málaga (GR 249). Etapa 10. Riogordo - Alfarnate
  • Imprimir página
  • Facebook
  • Twitter
  • Correo
  • Whatsapp
Tipo etapa Lineal
Tipo localización Sierras Litorales
Tipo de firme Sendas terrizas, caminos de tierra y carrilles asfaltados.
Distancia 15600 m.
Tiempo estimado 5:20 h.
Punto de inicio Riogordo (O)
Altitud 380 m.
Punto de llegada Alfarnate (C)
Altitud 885 m.
Desnivel neto en metros 1300 m.
Desnivel acumulado de ascenso en metros 905 m.
Desnivel acumulado de descenso en metros 395 m.
Dificultad

Azul - Fácil

Severidad del medio natural 1
Orientación en el itinerario 2
Dificultad en el desplazamiento 3
Cantidad de esfuerzo necesario 3
Valoración según método MIDE
Sistema SIDIF

Resumen

Resumen
Descripción
Cómo acceder
Características
Lugares de paso
Senderos que enlazan
Formas de recorrer
  • Características
    Tipo de Tramo Longitud % del total
    Longitud Total 15600
    Tramos de asfalto o cemento 1836 12 %
    Tramos de pista o camino forestal 11872 76 %
    Tramos de senda 1892 12 %
    Tramos de vía pecuaria 3177 20 %
  • Puntos de interés

    Lugares de paso

    En orden del sentido de la marcha
    En orden del sentido de la marcha
    Punto de paso Ref. UTM / altura Distancias parciales
    1 Junta de los arroyos 30S

    x=36.9255113040886 y=-4.30545180405215 z=400

    1,3 km
    2 Cruce de carriles 30S

    x=36.9339099095859 y=-4.30402306774105 z=550

    4,3 km
    3 Cortijo de Auta 30S

    x=36.9465096839446 y=-4.29345672781268 z=605

    6,7 km
    4 Nacimiento del Borbollón 30S

    x=36.95389295921701 y=-4.294199318681661 z=630

    7,6 km
    5 Arroyo de la Cueva 30S

    x=36.9623683999176 y=-4.29810571235348 z=760

    8,8 km
    6 Llanos de Alfarnatejo 30S

    x=36.9713431588148 y=-4.28095782038776 z=830

    11,0 km
    7 Riogordo (O) 30S

    x=36.9176369056222 y=-4.29605604752767 z=380

    0,0 km
    8 Puerto de Malinfierno 30S

    x=36.9910082183733 y=-4.27538821502331 z=890

    13,5 km
    9 Alfarnate (C) 30S

    x=36.9940210129752 y=-4.25914439943189 z=885

    15,6 km
    10 Alfarnatejo (C) 30S

    x=36.978957772008755 y=-4.2727714915819535 z=845

    12,4 km
  • Formas de recorrer

    En referencia a la forma de tránsito en las diferentes etapas, recordamos que éstas están dividida en tres categorías (a pie, en bicicleta todo terreno o BTT y a caballo). No obstante, cuando indicamos que se puede realizar a pie, siempre nos referimos al 100 % de la etapa; mientras que, en el caso de la BTT y a caballo, dependerá de las restricciones temporales y las normativas municipales, por lo que tendremos que elegir trazados paralelos o alternativos que nos permitan el tránsito. También recordamos que el uso de la BTT, dependiendo de la etapa o sendero, puede tener lugar por recorridos sobre pavimentos irregulares y con altos desniveles, por lo que pueden entrañar alguna o mucha dificultad técnica.

    • A pie

    Señalización

    Señalización

De interés

Cartografía
Municipios
Establecimientos Gran Senda
Puntos de interés
Accesibilidad

Multimedia

Imágenes
Vídeos
Documentos

Información medioambiental

Entorno natural
Los ríos y el agua
Fauna
  • Entorno natural

    La Etapa abandona el Corredor Colmenar-Periana para adentrarse en el Arco Calizo Central, primero asociada a la cabecera de cuenca del arroyo de la Cueva, un amplio abanico de arroyuelos, y luego a la del río Sabar y sus cursos fluviales de origen. Se pasa así gradualmente del complejo territorio de arcillas, peñas calizas y areniscas silíceas del Flysch a los serranos paisajes cársticos de Alfarnate y Alfarnatejo. En el corazón del  Arco Calizo Central malagueño, barrera frente a los vientos del norte para el excelente clima axárquico, el cambio es brutal entre la Baja y la Alta Axarquía.

    Hidrológicamente, la primera parte corresponde al vallecito del arroyo de las Zorreras y a la cabecera de cuenca del de la Santa, en las zonas del Bujeo y la Solana. Desde ahí se pasa al paraje de Auta, con el nacimiento vauclusiano del Borbollón y el río de la Cueva, que tributan al río Benamargosa y a la postre al Vélez a la altura de la capital axarqueña. A pesar de la altitud, este río cobija una importante población de peces, bordallos y barbos andaluces principalmente, y tiene un muy bien conservado bosque de ribera multiespecífico en el que destacan los sauces y saos. En ese contacto sierra/campiña es donde aparecen los famosos Tajos, como el de Gomer, Doña Ana o Fraile. La parte final se desarrolla en la cabecera de cuenca del río Sabar, concretamente en el paraje de Malinfierno, donde a pesar del fuerte estiaje y la contaminación de las aguas hay galápago leproso, culebra viperina, sapo y rana comunes y un mamífero poco conocido, la rata de agua.

    Secuencialmente el recorrido, desde el punto de vista natural, primero descubre el valle del arroyo de la Zorrera, con unos escarpes rocosos cercanos donde se puede ver al roquero solitario. El cauce luego es muy pedregoso y está rodeado de campos de cultivo, principalmente olivar y cereal, pero hay un profuso adelfar con cañaverales, junqueras y gayombas muy dispersas. En los cultivos de leñosas podemos disfrutar del mochuelo, una pequeña rapaz nocturna cuyo canto recuerda al maullido de un gato.

    El siguiente paisaje se caracteriza también por el olivar y el almendral, pero este antiguo aspecto ha derivado hacia la ocupación por segundas residencias y, por abandono de los cultivos, la aparición de matorral mediterráneo incluyendo arbustos nobles de hoja ancha como los lentiscos. En los barrancos, a veces muy encajados, la vegetación natural va recuperando el terreno perdido y adquiere aspecto de bosque aclarado. Mención aparte merecen los roquedos calizos que salpican las lomas arcillosas, comúnmente en los vados de los arroyos, donde aparece una planta curiosa, la flor de la estrella (Lapiedra martinezii) una bulbosa de flores blancas que florece inopinadamente al final del verano con una gran vivacidad. Es un endemismo ibero norteafricano que está dedicado a la botánica gaditana María Josefa Lapiedra y encuentra en la provincia de Málaga su límite occidental de distribución peninsular.

    Luego aparecen los llanos cerealistas y el río de la Cueva en el cortijo de Auta, y en un terreno tan diverso aparece una interesante comunidad de aves, con alcaudones comunes y collalbas rubias allá donde haya algún arbusto donde posarse, y podremos oír y, con suerte, ver alguna perdiz roja. También es una zona muy interesante para la observación de diferentes artrópodos, y podemos encontrar insectos tan interesantes como bellos por sus diseños y colores, como Marumba quercus, la polilla esfinge de la encina, que puede alcanzar los 12 cm de envergadura alar; las chinches rayada (Graphosoma italicum) y semipunteada (Graphosoma semipunctatum), ambas de llamativos colores negros y naranjas/rojizos, que acostumbran a alimentarse sobre las flores de diferentes umbelíferas; moscas cernícalo (familia Syrphidae) del género Chrysotoxum, que imitan a las avispas pero que son inofensivas, pues no pican; y las avispas cuco (familia Chrysisidae), uno de los insectos más bellos con sus colores metalizados de tonos azules, verdes, rojos, rosas y morados.

    La transición a los encinares con quejigos ya en plena sierra nos trae la presencia del cuco común, el famoso okupa de los nidos que año tras año nos anuncia la primavera con su epónimo cu-cú. Estos encinares y los cercanos sotos de olmos, sauces y chopos son además un hábitat inmejorable para el autillo, una rapaz nocturna aún más pequeña que el mochuelo, del color de la corteza de los árboles, lo que le permite camuflarse a la perfección. Su canto, un sonoro silbido corto y repetido, será el delator de su presencia durante las horas crepusculares y nocturnas.

    La última parte del recorrido se interna en las dos navas cársticas interconectadas de Alfarnate y Alfarnatejo, pero uniendo a los dos pueblos por el interesante paraje de Malinfierno, una agreste ladera rocosa caliza que es el espolón noroccidental de la Sierra de Enmedio. El incipiente río Sabar ha excavado una pequeña garganta donde a veces permanecen algunas charcas incluso en el estío alimentadas por la depuradora de aguas residuales. El contrastado paisaje responde al modelado cárstico, en el que la erosión de las sierras circundantes deviene en arcillas rojas sedimentarias que cubren una depresión sin drenaje superficial, sino subterráneo, y provocando el típico relieve llano de las navas del Arco Calizo Central. 

    Esta zona de navas cultivadas con mezcla de encinares y de roquedos de los tajos que quedan al sur implica una gran diversidad de aves entre las que cabe destacar el gorrión chillón, que nidifica en las rocas y se alimenta en los llanos, siendo fácil observarlos en las vallas que flanquean el camino junto a otro abundante residente de aquí, el triguero. Tanto en esta zona como en la que lleva de Alfarnatejo a Alfarnate son buenos lugares para buscar al escribano cerillo (Emberiza citrinella), un invernante muy escaso e irregular en nuestra provincia que aquí presenta algunas de las pocas citas de Málaga. En el norte europeo prefiere los prados de montaña de clima atlántico, y busca un entorno parecido cuando migra hacia el sur, lo que da una idea de lo inusual que es el paisaje de Alfarnate y Alfarnatejo en el contexto provincial. No debemos olvidar mirar al cielo en busca de las grandes rapaces, como el águila real o la perdicera.

    Es de reseñar, en este mismo entorno, la presencia de pequeños carnívoros (como garduñas, ginetas y comadrejas) pero es un excelente lugar para hablar de uno de ellos, el gato montés (Felis silvestris). Es muy similar a algunas de las variedades del gato doméstico, pero más grande y con el pelaje atigrado. El cuerpo es robusto, la cola larga y ancha terminada en una borla redondeada y negra; muestra en ella un patrón anillado en negro y tonos grises. Los adultos suelen mostrar una barba blanca. Es una especie ligada a zonas de matorral, con preferencia por medios en mosaico donde se alternen espacios abiertos en los que caza (prados, cultivos y matorrales dispersos), roquedos donde poder refugiarse y manchas forestales de arbolado o matorral denso. Con un estatus provincial muy poco conocido, huye de la presencia humana alimentándose de pequeñas presas, conejos, aves y algunos frutos. Su comportamiento reproductor es poligínico, en el que las hembras copulan con varios machos; estos realizan desplazamientos más distantes que las hembras por sus territorios.

  • Los ríos y el agua

    El Río Sabar está presente al principio y al torrente impetuoso hace que a veces deje un final de la ruta. La carretera de Alfarnatejo que sube desde Pulgarín Alto de hecho acompaña a este cuando corta la Sierra de en medio. Se cruza con dos puentes, uno en el punto más bajo del recorrido y otro cerca de Alfarnatejo. Luego, es el cauce alrededor del cual se articula el caserío de Alfarnate.

    Aunque parece que se recupera aguas abajo, está algo contaminado en su cabecera por vertidos urbanos y los lixiviados de la escombrera de Malinfierno. Aunque su naturaleza de cauce muy abierto y pedregoso, como en el llamativo topónimo del Charco del Aceite, en los llanos hay zonas con aneas y juncos con charcos demasiado eutrofizados. Algunos saos, álamos, fresnos y chopos componen el resto de la vegetación de ribera en los lugares más propicios. Los alfarnateños le llaman en su término Arroyo del Palancar o de Alfarnate.

    Todo lo contrario en cuanto a calidad del agua es el Río Borbollón, puesto que se visita.

  • Fauna

    Aves

    Si la etapa está marcada por los tajos por los que se pasa, la avifauna presente también lo está por lo frecuente que resulta en su recorrido este tipo de medio. Cultivos de olivar, recientes y centenarios, junto a extensiones de cereal y formaciones de encinas y pinos, suponen un medio con capacidad de acogida para una elevada diversidad de especies.

    Especies Singulares

    El inicio está marcado por el cultivo de olivar, hasta que se llega a la carretera por la hay que hacer un tramo para acceder de nuevo a una pista terriza. En este tipo de medio, con olivos de gran envergadura y con troncos lo suficientemente gruesos como para permitir la nidificación de muchas especies, pueden observarse perdiz roja, abubilla, petirrojo, alzacola, mirlo común, zorzal común, curruca cabecinegra, curruca capirotada, mosquitero común, carbonero común, alcaudón común, estorninos negro y pinto, pinzón vulgar, jilguero, verdecillo y verderón común, entre otras especies.

    Una vez se comienza a progresar sobre retamares y tierras de cultivo, las especies más frecuentes pasan a ser la golondrina común, avión común, cogujada común, bisbita común, lavandera blanca, tarabilla común, collalba rubia, buitrón, gorrión común y triguero. En el cortijo de Auta se cruza un arroyo donde se concentran las aves en busca de agua y donde podremos ver ruiseñor bastardo y lavandera cascadeña. A partir de este punto se progresa de nuevo sobre zonas de cultivo, que dan paso a un encinar que será el que nos conduzca a la nava de Alfarnatejo. En este tramo se pasa cerca de los cortados y las especies que podrían observarse son, principalmente buitre leonado, águila perdicera, cernícalo vulgar, halcón peregrino, búho real, paloma bravía, avión roquero, colirrojo tizón, collalba negra, roquero solitario, roquero rojo en las cumbres de los tajos, gorrión chillón, cuervo y chova piquirroja.

    Ya en la zona de encinar, que nos acompañará prácticamente hasta el final de la etapa, aparecerán paloma torcaz, tórtola común, zorzales charlo y alirrojo, zarcero común, mosquitero papialbo, reyezuelo listado, papamoscas gris, herrerillo común, alcaudón meridional, pardillo, lúgano y escribano soteño. Otras especies que están presentes en la etapa son el águila culebrera, gavilán, totovía, curruca mirlona, agateador común y escribano montesino, que es especialmente abundante en el entorno de la antigua cantera, hoy día transformado en escombrera, antes de llegar a la estación depuradora de aguas de Alfarnate. Otras especies, de presencia ocasional e irregular durante el invierno son el pinzón real, camachuelo común y escribano cerillo.

    Si desea más información sobre esta etapa (localización, fenología o valores naturales), pinche aquí.