Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Gran Senda del Guadalhorce (GR 248). Etapa 03. Pizarra - Estación de Cártama

Menú
Gran Senda del Guadalhorce (GR 248). Etapa 03. Pizarra - Estación de Cártama
Incidencias

Etapa en estudio. En proceso de mejora.

  • Imprimir página
  • Facebook
  • Twitter
  • Correo
  • Whatsapp
Distancia 14200 m.
Tiempo estimado 3:30 h.
Punto de inicio A-7054 a la salida de Pizarra
Punto de llegada A-7057 a la entrada de la Estación de Cártama
Desnivel neto en metros 58 m.
Desnivel acumulado de ascenso en metros 11 m.
Desnivel acumulado de descenso en metros 47 m.
Dificultad

Azul - Fácil

Severidad del medio natural 2
Orientación en el itinerario 2
Dificultad en el desplazamiento 2
Cantidad de esfuerzo necesario 2
Valoración según método MIDE
Sistema SIDIF

Resumen

Cómo acceder
Características
Formas de recorrer
  • Características
    Tipo de Tramo Longitud % del total
    Longitud Total 14200
  • Formas de recorrer

    En referencia a la forma de tránsito en las diferentes etapas, recordamos que está dividida en tres categorías, a pie, en bicicleta todo terreno y a caballo, no obstante, cuando indicamos que se puede realizar a pie, siempre nos referimos al 100 % de la etapa, pero en el caso de la BTT y a caballo dependerá de las restricciones temporales y las normativas municipales por lo que tendremos que elegir trazados paralelos o alternativos que nos permitan el tránsito. También recordamos que la BTT puede consistir, dependiendo de la etapa, en recorridos sobre pavimentos irregulares y con altos desniveles que pueden entrañar, alguna o mucha, dificultad técnica.

    • A pie
    • En bicicleta

    Señalización

    Señalización

De interés

Cartografía
Municipios

Información medioambiental

Entorno natural
  • Entorno natural

    Esta etapa transcurre íntegramente por la fértil vega del río Guadalhorce, entre cítricos, fincas ganaderas y eucaliptos. El inicio se encuentra en las afueras de Pizarra, en la carretera que une esta localidad con la estación de Cártama, lugar donde finaliza.

    Al poco de comenzar a caminar, el itinerario se acerca al cauce del río, continuando por aquí unos kilómetros, atravesando áreas con eucaliptos y zonas claras. Este tramo es uno de los de mayor interés para la avifauna de toda la provincia de Málaga, especialmente para las zancudas, pudiendo encontrarse aquí a lo largo del año a todas las ardeidas malagueñas, entre ellas garcilla cangrejera (Ardeola ralloides), garceta grande (Ardea alba), martinete (Nycticorax nycticorax), y garzas real e imperial (Ardea cinerea y A. purpurea), así como una población cada vez más abundante de morito común (Plegadis falcinellus) y la más importante población invernante cigüeña negra (Ciconia nigra) de la provincia, que en algunos momentos ha llegado a superar la decena de animales.

    En el paraje de Los Naranjos, el camino se aleja del río, para volver a acercarse en torno a la barriada de Aljaima y la estación de tren homónima. Aquí se encuentra el azud del Barullo, una presa que se ha convertido en un lugar de interés para los odonatos, habiéndose contabilizado aquí hasta 10 especies, algunas de ellas de interés como Onychogomphus costae, Anax imperator, de un llamativo color azul y gran tamaño (es la libélula más grande de España) y Brachythemis impartita. Esta última es muy fácil de identificar en el caso del macho, gracias al color negro de su cuerpo y la gran mancha negra que ocupa cada una de sus alas; acostumbra a posarse en el suelo y volar delante del paso del caminante durante varios metros. Además, en esta zona se han hecho habituales durante los últimos años algunas parejas de elanio azul (Elanus caeruleus), una pequeña rapaz de origen africano que se ha asentado desde los años 50 del pasado siglo en diversos lugares de la península ibérica. Destaca por su coloración blanca en las partes inferiores y las alas de color gris y negro, y sobre todo por sus ojos rojos, que la hacen inconfundible. Es una aliada para la agricultura, pues se alimenta de ratones y topillos principalmente, a los cuales localiza desde su oteadero, a menudo postes eléctricos, o en vuelo cernido, manteniendo las alas en forma de V.

    A pesar de la alta transformación del medio, algunos mamíferos han conseguido adaptarse y sobrevivir es esta fértil vega, entre ellos algunos carnívoros de costumbres nocturnas, como el zorro (Vulpes vulpes) un depredador que merodea muy cerca de zonas habitadas, la gineta (Genetta genetta) y el tejón (Meles meles). Este último acostumbra a excavar sus madrigueras en los taludes del río ocasionados por la erosión y establece sus letrinas en las cercanías, a modo de pequeños agujeros excavados en el suelo y cercanos unos de otros. Pero el que posiblemente sea el mamífero más singular de la etapa es el erizo común (Erinaceus europaeus), un animal icónico gracias a la armadura de pinchos que porta y que lo hace inexpugnable para sus depredadores: cuando se siente amenazado, se hace una bola, protegiendo su cabeza y zona ventral, únicas partes libre de púas.

    En el valle del Guadalhorce se encuentran las mayores densidades de erizos de la provincia de Málaga. Por desgracia, a menudo la única manera de verlos es atropellados en las carreteras, tras las lluvias. Por ello es recomendable moderar la velocidad y prestar más atención a la habitual durante las noches antes, durante y después de los chubascos.

    En cuanto al ambiente acuático, además de las libélulas anteriormente referidas, cabe destacar el mayor de nuestros batracios, el sapo común (Bufo spinosus) y habitual de plantaciones de frutales, huertos y jardines, la rana común (Pelophylax perezi), la culebra viperina (Natrix maura) y el galápago leproso (Mauremys leprosa), que encuentran todos ellos su hogar en las zonas de agua remansada. El camaleón común (Chamaeleo chamaeleon) cuenta aquí con una importante población.

    La etapa termina en la barriada de la estación de Cártama, justo tras cruzar el área recreativa junto al río. Aquí abundan los cardos desde finales de invierno hasta comienzos de primavera y sobre ellos no es difícil encontrar a los escarabajos longicornes Agapanthia annularis y Agapanthia cardui.