Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Gran Senda del Guadalhorce (GR 248). Etapa 04. Estación de Cártama - Málaga

Menú
Gran Senda del Guadalhorce (GR 248). Etapa 04. Estación de Cártama - Málaga
Incidencias

Etapa en fase de estudio y en proceso de mejora.

  • Imprimir página
  • Facebook
  • Twitter
  • Correo
  • Whatsapp
Distancia 18000 m.
Tiempo estimado 5:00 h.
Punto de inicio A-7054 a la salida de la Estación de Cártama
Punto de llegada Desembocadura del Guadalhorce
Desnivel neto en metros 58 m.
Desnivel acumulado de ascenso en metros 11 m.
Desnivel acumulado de descenso en metros 47 m.
Dificultad

Azul - Fácil

Severidad del medio natural 2
Orientación en el itinerario 2
Dificultad en el desplazamiento 2
Cantidad de esfuerzo necesario 3
Valoración según método MIDE
Sistema SIDIF

Resumen

Cómo acceder
Características
Formas de recorrer
  • Características
    Tipo de Tramo Longitud % del total
    Longitud Total 18000
  • Formas de recorrer

    En referencia a la forma de tránsito en las diferentes etapas, recordamos que está dividida en tres categorías, a pie, en bicicleta todo terreno y a caballo, no obstante, cuando indicamos que se puede realizar a pie, siempre nos referimos al 100 % de la etapa, pero en el caso de la BTT y a caballo dependerá de las restricciones temporales y las normativas municipales por lo que tendremos que elegir trazados paralelos o alternativos que nos permitan el tránsito. También recordamos que la BTT puede consistir, dependiendo de la etapa, en recorridos sobre pavimentos irregulares y con altos desniveles que pueden entrañar, alguna o mucha, dificultad técnica.

    • A pie
    • En bicicleta

    Señalización

    Señalización

De interés

Cartografía
Municipios

Información medioambiental

Entorno natural
  • Entorno natural

    La última etapa del GR-248 se inicia en la carretera A-7054 a la salida de la estación de Cártama. Los primeros metros transcurren por dicha carretera para posteriormente circular por pistas de tierra paralelas a la línea del AVE y al río Guadalhorce. Transita en su mayor parte por la margen izquierda del río, cruzando éste a la altura del polígono Guadalhorce a través del antiguo puente del tren de cercanías Fuengirola-Málaga. Desde aquí y hasta la desembocadura, se camina por la margen derecha.

    El paisaje predominante en toda la etapa son los llanos de la vega del río, con diversos cultivos, eucaliptales, cañaverales y otras formaciones herbáceas y de matorral.

    A lo largo de todo el recorrido las protagonistas son las aves, especialmente las asociadas a zonas húmedas, como las ardeidas, anátidas y limícolas. De especial interés es el tramo del camino que circula en torno a la salida de la A-357 del Parque Tecnológico de Andalucía. En esta zona se produce un encharcamiento natural que dura buena parte del año. Llamada coloquialmente por los ornitólogos malagueños como la marisma de Campanillas, atrae a decenas de especies de aves, entre las que destacan las cigüeñas blancas (Ciconia ciconia): entre agosto y octubre, grandes bandos de estas aves eligen este entorno como zona de alimentación y descanso en su migración a África. También son de destacar los grupos de morito común (Plegadis falcinellus).

    A partir del Parador de Golf de Málaga, la vega del Guadalhorce muestra un estado de conservación más natural, predominando la vegetación espontánea propia de estos entornos, y ofreciendo la oportunidad de medrar a multitud de artrópodos, tanto mariposas como libélulas, escarabajos, chinches, arañas y un largo etcétera. Cabe destacar la abundancia de hinojo (Foeniculum vulgare) y asociado a él, la mariposa macaón (Papilio machaon). Se trata de una de las mariposas más grandes de nuestra geografía, con una envergadura alar que puede llegar a los 8,5 cm. Presenta un llamativo diseño de colores negro, azul y amarillo, con dos apéndices en las alas traseras a modo de cola de golondrina. Las orugas se alimentan de los hinojos, por lo que son fáciles de ver sobre estos si se les busca.

    Otros insectos que pueden ser abundantes son las libélulas, especialmente la migradora africana Anax ephippiger que, en años propicios, irrumpe en alto número por toda la costa malagueña, siendo el río Guadalhorce uno de los lugares por el cual se han documentado mayores flujos migratorios.

    En tramo final del río hasta la desembocadura es de gran interés natural, tanto para las aves, gracias a la cercanía del Paraje Natural Desembocadura del Guadalhorce (que alberga a lo largo del año a más de 200 especies) como para otros vertebrados. La abundancia de peces en este tramo final del río atrae a la nutria (Lutra lutra), que pasa aquí todo el año.

    En las cercanías del Paraje Natural cabe destacar la presencia de la mayor de nuestras serpientes, la culebra bastada (Malpolon monspessulanus) que es fácil de ver por aquí. Pero es aún más importante la cercana población del que posiblemente sea nuestro anfibio más amenazado provincialmente, el sapo de espuelas (Pelobates cultripes), muy ligada a ambientes arenosos. En estos mismos ambientes, pero mejor ante la salinidad marina, está la alacranera o sosa jabonera (Arthrocnemum macrostachyum).

    Por otra parte, en el Paraje Natural se está llevando a cabo por parte de la Junta de Andalucía del plan recuperación del fartet (Aphanius iberus), un pez endémico En Peligro de Extinción.

    La Gran Senda del Guadalhorce concluye frente al mar, entre la barriada de Guadalmar y la desembocadura, con vistas al Mediterráneo, a las aves marinas, los delfines de la bahía de Málaga y las montañas que la rodean.